Isaac Asimov y los mormones

ARTE Y RELIGION

       Literatura

               Los mormones en las obras literarias


Isaac Asimov y los mormones

 Asimov 1

Por Mario R. Montani

Isaac Asimov nació en Petrovichi, Rusia, 400 kms al suroeste de Moscu, el 2 de enero de 1920. De origen judío, sus padres, Judah Asimov y Anna Rachel Berman, se mudaron a Nueva York cuando el futuro escritor contaba sólo tres años. Se crió en Brooklyn, donde aprendió a leer por su cuenta a los cuatro años. En los estantes de las tiendas de golosinas de su padre descubrió las primeras revistas de ciencia ficción y comenzó a escribir. A los 19 años publicó sus primeros trabajos. Para entonces se había graduado de bioquímico en la Universidad de Columbia, donde también realizó un posgrado en 1941. Al año siguiente obtuvo un puesto como investigador en la marina. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial culminó su doctorado, lo que le permitió el acceso a la Universidad de Boston como profesor asociado. Sin embargo, para entonces, sus ingresos como escritor superaban los de su trabajo académico. Entre sus obras principales se encuentran la Saga de la Fundación o Ciclo de Trantor, su serie de robots (en la que plasmó sus tres leyes fundamentales de la robótica), Las Bóvedas de Acero, El Sol desnudo y El Fin de la Eternidad. Con el inicio de la carrera espacial, particularmente el envío ruso del sputnik I, Asimov decidió dejar momentáneamente la ciencia ficción y apostar a la divulgación científica, tarea que desarrolló desde su columna en The Magazine of Fantasy and Science Fiction y con la publicación de ensayos y obras de la más diversa temática.

Asimov 2

Isaac fue siempre un humanista y racionalista. No se oponía a las convicciones religiosas genuinas de los demás pero, como Presidente honorario de la Asociación Humanista Estadounidense, se enfrentó a las supersticiones y creencias infundadas de grupos fundamentalistas. Publicó más de 500 obras, entre ellas, los 14 tomos de la Historia Universal Asimov y firmó más de 900 cartas como respuesta a diferentes temas. En su honor se nombró a un asteroide y también a un cráter en el planeta Marte.

Incluyó en sus trabajos obras sobre la literatura, la historia, el desarrollo de las ideas y la historia de la ciencia ficción. En su retorno triunfal al género produjo obras magistrales como El Hombre Bicentenario o Los Propios Dioses.

En 1967 publicó la primer parte de su Guía Asimov para la Biblia sobre el Antiguo Testamento y que, dos años más tarde, completó con su revisión del Nuevo Testamento, comprendiendo un total de 1300 páginas.

Asimov 3

En 1973, luego de divorciarse de su primera esposa, el “buen doctor” (como solían llamarlo sus fans) contrajo enlace con la eminente médica, sicóloga y escritora Janet Opal Jeppson, de orígenes mormones, por lo que, las pocas referencias a nuestra religión aparecen bastante ligadas a ella.

Isaac Asimov falleció por una afección cardíaca el 6 de abril de 1992.

“Janet y yo tenemos un interés especial en historias sobre los mormones. En el caso de Janet, por una conexión genealógica. En mi caso, porque me despierta interés cualquier grupo que me considera a mí un Gentil”. (Laughing Space, Boston, Houghton Mifflin, 1982, pag. 334)

“A Janet le gusta ese cuento pues ella no toma café. Tuerce su nariz aún con el helado de moca. Lo que es más, no pudiendo forzarme a unirme a ella en esa extraña abstención (aunque en la mayoría de las cosas su palabra es ley para mí), me ha conducido a pasarme a la versión descafeinada por una u otra razón médica (es médica profesional y se le ha subido a la cabeza). De cualquier modo, ella dice que esta historia prueba cuán molesta puede ser la pausa para el café” (Laughing Space, pag. 90)

En su colección de 700 chistes y relatos favoritos, incluyó el siguiente:

El Papa convoca a una reunión de todos los cardenales y les dice: ‘Tengo para ustedes algunas noticias buenas y otras malas. Las buenas son que nuestro bendito Salvador, el Señor Jesucristo, ha retornado en la tan esperada Segunda Venida, y el Día del Juicio está por llegar’.

Por unos momentos se produce un silencio reverente, y entonces uno de los Cardenales pregunta: ‘Pero, Santo Padre, con buenas nuevas como esa ¿qué malas noticias puede haber?’.

El Papa se seca la frente con su pañuelo y declara: ‘La información nos ha llegado desde la Ciudad de Lago Salado’.

(Isaac Asimov, Asimov Laughs Again: More than 700 Favorite Jokes, Limericks, and Anecdotes, New York City, NY: Harper Collins Publishers (1992), pag. 127-128)

Asimov 4

 

Los que hayan disfrutado del presente artículo pueden consultar en este blog:

Sobre los Libros: Isaac Asimov, “El Indestructible”

Un comentario el “Isaac Asimov y los mormones

  1. Javier dice:

    Muy interesante…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s