La Visión del Evangelio sobre las Artes

ARTE Y RELIGION

DISCURSOS OLVIDADOS

 

La Visión del Evangelio sobre las Artes

Presidente Spencer W. Kimball

Spencer W. Kimball

Spencer W. Kimball

Introducción: Recordaba haber leído hace años un discurso del Presidente Kimball que me parecía clave para establecer un fundamento del Evangelio y las Artes. Lo encontré en la Liahona de Abril 1978, pags. 1 a 5 bajo el título “Las artes de acuerdo con el evangelio”. Intenté hallar una versión ya digitada en la red pero no me fue posible, por lo que pasé a transcribirla directamente del original impreso. Aparentemente no todos la habían considerado una pieza fundacional como me había parecido a mí. Algunos huecos en la estructura discursiva me hicieron sospechar que el mensaje no estaba completo, lo cual pude confirmar revisando la versión en inglés que sí estaba disponible en internet, como la  Ensign electrónica de Julio 1977 bajo el encabezado “The Gospel Vision of the Arts” (La Visión del Evangelio sobre las Artes), nombre que decidí conservar para la presente edición. También descubrí que el mensaje en cuestión era parte de una presentación más extensa realizada por el Elder Kimball en la Universidad de Brigham Young el 12 de Septiembre de 1967 cuando era un Apóstol (Education for Eternity). Debido a que ese texto más antiguo abarcaba un espectro temático ampliado sobre la educación en otros campos, además del artístico, no lo he traducido. Quien desee consultarlo puede hacerlo en Speeches of theYear 1967-1968, pag. 12-19. De modo que, a continuación, aparece la traducción del discurso del Presidente Kimball tal como se publicó en la Ensign de Julio 1977. Las partes tomadas de la Liahona de abril 1978 están escritas con la tipografía normal. Los faltantes agregados se muestran en negrita coloreada.

“En nuestro mundo han nacido brillantes lumbreras, estrellas del drama, la música, literatura, escultura, pintura, las ciencias y todos los campos de excelencia. Durante muchos años he tenido la visión de miembros de la Iglesia en un constante aumento de sus ya fuertes posiciones de excelencia, hasta que llegue el momento en que los ojos de todo el mundo se encuentren sobre nosotros.

El Presidente John Taylor así lo profetizó, enfatizando sus palabras con esta directiva:

John Taylor

John Taylor

“Anoten mis palabras, y regístrenlas y vean si no ocurre de ese modo. Verán el día en que Sión estará a la vanguardia del resto del mundo en todo aquello que pertenezca  al conocimiento de todo tipo como lo estamos hoy con relación a los asuntos religiosos. Dios espera que Sión llegue a transformarse en la alabanza y gloria de toda la tierra, de modo que los reyes, oyendo de su fama, vendrán y observarán su gloria…” (Sermones, 20 de Septiembre 1857, Ver The Messenger, Julio de 1953)

Respecto a los grandes maestros, seguramente tenemos muchos en la Iglesia que se asemejan a la calidad de Wagner (1813-1883), en potencia, o que vendrán en el futuro: jóvenes con amor al arte, talento superior y deseos de crear. Espero que podamos tener hombres tan grandes como aquel gran compositor, pero menos excéntricos y más espirituales.

Richard Wagner

Richard Wagner

¿Quién de nosotros no se ha sentido encantado con “Aída” o “Il Trovatore”, u otras de las obras maestras de Verdi? ¿Es que ya no puede haber otro Verdi o alguien aún superior a él? ¿No podemos encontrar y desarrollar a un Bach a quien, según dicen algunos músicos, la música, especialmente la de órgano y coral, debe casi tanto como una religión a sus fundadores?

Giuseppe Verdi

Giuseppe Verdi

Nuestros días, nuestra época, nuestro pueblo, nuestra generación, debería producirlos, si es que tenemos la total visión de nuestro potencial y soñamos con el futuro.

Johann Sebastian Bach

Johann Sebastian Bach

¿Hay acaso alguien que no se haya visto conmovido por la rica y melodiosa voz de Enrico Caruso (1873-1921) el tenor de ópera italiano? Sin duda ha habido pocas voces que hayan servido para inspirar a tantos. Considerado por muchos la más grande voz del siglo, año tras año fue la principal atracción del Metropolitan Opera.

Enrico Caruso

Enrico Caruso

También estaba Patti – Adeline Maria Patti – quien era brillante en sus logros y fama. Se la reconoció como cantante italiana aunque nació en Madrid (1843-1919). No sólo poseía Patti una voz pura de tono claro, sino también un amplio registro que era únicamente superado por su gracia y encanto personal, su estilo purísimo, su belleza. Seguramente podremos producir muchas Pattis en el futuro.

Adelina Patti

Adelina Patti

Además recordamos a la celebrada Jenny Lind, la cantante sueca (1820-1887), con su facultad tonal, su memoria musical, su supremacía y triunfos sin precedentes. ¿Creen que no hay más voces como la de Jenny Lind? Nuestros días, nuestra época, nuestro pueblo, nuestra generación, debería producirlas, si es que tenemos la total visión de nuestro potencial y soñamos con el futuro.

Jenny Lind

Jenny Lind

¿Alguien creería que se producen mejores cantantes en Italia, Alemania, Polonia o Suecia? Recuerden que nuestros miembros han venido de todos esos lugares. El evangelio ha atraído a muchos y ha estimulado su sangre con los mensajes de las épocas, entonando canciones de logros, matrimonio eterno y exaltación.

Brigham Young dijo: “Todo logro, todo talento refinado, todo conocimiento en matemáticas, música y todas las ciencias, debe ser patrimonio de los santos”.

Brigham Young

Brigham Young

Muchos de nosotros aún recordamos a la adorable Madame Schumann-Heink, la dama Austro-Bohemia, posteriormente norteamericana (1861-1963- fallecida en Hollywood), quien era considerada por muchos la más grande contralto de su época y un notable personaje. Tuvo hijos en ambos lados del conflicto durante la Primera Guerra Mundial, y perdió uno en el ejército norteamericano y otro en el ejército alemán.

Ernestine Schumann-Heink

Ernestine Schumann-Heink

A medida que he ido visitando diferentes lugares donde la Iglesia se encuentra establecida, muchas veces me he deleitado con dulces y encantadoras voces. Creo que en las gargantas de esos fieles santos de hoy en día y del futuro, existen cualidades superiores, que debidamente entrenadas podrían igualar o sobrepasar a las voces de conocidos y famosos cantantes.

Los miembros de la Iglesia deberían ser iguales o superiores a otros en habilidad natural y capacitación. Además, tienen el Espíritu Santo que les proporciona la luz y verdad. Con cientos de “hombres de Dios”, tenemos la base para un creciente, eficaz y digno grupo de talentos.

A un gran artista le preguntaron en cierta oportunidad, cuál de sus producciones era la mejor. Su respuesta no se hizo esperar: “La próxima”.

Si luchamos por alcanzar la perfección – lo mejor y más grande – y no nos conformamos con la mediocridad, podremos lograr la excelencia. En el campo de la composición y en el de la ejecución, ¿qué razón existe para que no pueda alguien escribir una obra más grandiosa que “El Mesías” de Haendel?

Georg F. Handel, autor de "El Mesías"

Georg F. Handel, autor de “El Mesías”

Lo mejor todavía no ha sido compuesto ni producido. Para una obra maestra, podría utilizarse el tema de la visita de Cristo a los nefitas; nuestros artistas podrían escribir y cantar Su espectacular retorno a América, lleno de poder y gran gloria; y sobre el establecimiento del reino de Dios en la tierra en nuestra propia dispensación. Ni Haendel ni ningún otro compositor del pasado, presente o futuro, podría hacer justicia a este gran acontecimiento. ¿Cómo podría alguien transmitir en palabras o música las glorias de la venida del Padre y del Hijo y la restauración de la doctrina y las llaves del Sacerdocio? A menos que sea un inspirado Santo de los Ultimos Días, versado en la historia, doctrina y revelaciones, y con una rica habilidad musical, experiencia y capacidad, eso es imposible.

George Bernard Shaw

George Bernard Shaw

George Bernard Shaw, dramaturgo y critico irlandés dijo: “Algunas personas ven cosas y se preguntan. ¿POR QUE?, pero yo sueño con cosas que nunca fueron y me pregunto ¿POR QUE NO?”

Dom Jae nos dejó este pensamiento:

“Bendito el hombre que tiene nuevos mundos a conquistar. El futuro brilla para él con promesas. Jamás alcanza el éxito final, ni está satisfecho, siempre se halla en el sendero hacia cosas mejores. Adelante suyo siempre hay otro castillo en el aire reluciendo al sol ¡y qué divertido es construir los cimientos debajo!”

Mayormente liberados de nuestros dolores de crecimiento y expansión, podemos ahora establecer los cimientos firmes debajo de nuestros sueños para el futuro.

Tomemos el ejemplo de Niccolo Paganini, violinista italiano (1782-1840). ¿Por qué no podemos descubrir, capacitar y presentar al mundo muchos Paganinis y otros grandes artistas?

Nicolo Paganini

Nicolo Paganini

¿No presentaremos ante el mundo musical a un pianista que sobrepuje al sorprendente poder de ejecución, la profundidad de expresión y sublimidad de nobles sentimientos, del notable pianista y compositor Liszt?

Franz Liszt

Franz Liszt

Ya hemos dado algunos ejemplos de talentos del piano, pero tengo la secreta esperanza de vivir lo suficiente para oír y ver a otro tan grande como Paderewski, el estadista, compositor y pianista polaco. Es indudable que no todos los Paderewskis pueden haber nacido en Polonia en el siglo pasado. ¡Todos los grandes talentos con su sobresaliente y recreativa originalidad, con su vibrante poder y romántica apariencia, no se concentraron sólo en su cuerpo y sus manos…! Ciertamente este notable pianista con su ardua y superbrillante carrera, no ha sido el último en nacer.

Ignace Jan Paderewski

Ignace Jan Paderewski

El pintor y escultor italiano Leonardo da Vinci (1452-1519) con su maravillosa y superior técnica, hizo que sus retratos, figuras y diseños cobraran vida. Su Mona Lisa es aclamada, y en ella se esforzó por captar la manifestación fugaz del alma secreta de su atractiva y cautivadora modelo. Parece haber inspirado a Rafael y otros de los grandes maestros.

Leonardo da Vinci

Leonardo da Vinci

Durante nuestras visitas a Copenhage, nos entusiasmamos e inspiramos al imbuirnos de la belleza de Cristo y los Doce Apóstoles de Thorvaldsen. Nos preguntamos si alguien, en cualquier época, podría producir una mayor obra de arte, y, sin embargo, el tiempo puede sorprender al mundo. ¿Alcanzan a ver las estatuas del Señor, sus profetas y discípulos? Hay tantos mártires y profetas del pasado que jamás han sido honrados apropiadamente.

Bertel Thordvalsen

Bertel Thordvalsen

Miguel Angel Buonarroti (1475-1564) se veía a sí mismo como un simple escultor. El Papa Julio II (en 1505) lo convocó para construir un gran monumento que deseaba poder concluir durante su vida. El monumento nunca se completó, y las controversias que provocó amargaron buena parte de la vida del gran artista. Su pintura de más de 320 m2 en la Capilla Sixtina se considera el mural más importante del mundo moderno.

Ser artista significa trabajo duro, paciencia y sufrimiento. Este maestro dijo de sí mismo: “Soy un pobre hombre con poco mérito,  que penosamente trabajo en el arte que Dios me dio… Estoy más exhausto que cualquier hombre que haya vivido”. Pero cuando observamos las obras maestras de Miguel Angel, sentimos como Habacuc:

“Mirad entre las gentes, y ved, y maravilláos pasmosamente; porque una obra será hecha en vuestros días, que aún cuando se os contare, no la creeréis”  (Habacuc 1:5)

También nos preguntamos, ¿puede haber otro Migue Angel? ¡Sí! Sus estatuas de David, en Florencia y de Moisés en Roma, nos impulsan a aclamar su obra. Pero ¿desapareció acaso todo ese talento en aquel siglo? ¿Es que no podemos encontrar un talento viviente como aquél, pero con un alma libre de inmoralidad, sensualidad e intolerancia?

Miguel Angel Buonaroti

Miguel Angel Buonarroti

¿Habrá entre nosotros poetas en embrión y novelistas como Goethe (Johann, Wlfgang von Goethe, 1749-1832)? ¿Hemos explorado tanto como debemos? Del creador de Fausto, Emerson declaró “El genio antiguo y eterno que construyó el mundo se ha confiado más de este hombre que de cualquier otro”. Pero Goethe no ha sido el más grande ni el último. Puede haber muchos Goethes entre nosotros hoy, esperando ser descubiertos. Santos inspirados escribirán grandes libros y novelas, biografías y obras teatrales.

Johann von Goethe

Johann von Goethe

¿No hallaremos talentos equiparables al de aquellos que nos dieron Un hombre de dos reinos, Doctor Zhivago o Ben Hur? Leí este último libro cuando era pequeño, y he retornado a él muchas veces. Puede ser que los críticos no estén de acuerdo conmigo, pero me parece una gran historia. Mi Bella Dama y El Sonido de la Música y otras han agradado a millones, pero creo que podemos superarlas.

Está también el gran Rembrandt (1606-1669) cuyo estilo es original, diferente al de cualquier otro artista, con un colorido sombrío que alcanza sus más altos logros con combinaciones de marrones y grises. Hay pocas pinturas sobre las que se ha escrito tanto como la Ronda Nocturna de Rembradt o sus autorretratos. Su moral también ha sido objeto de críticas.

Rembrandt von Rijn

Rembrandt von Rijn

Y tenemos al pintor italiano Rafael (1483-1520) aceptado en el mundo europeo como el mayor de los pintores religiosos.

Rafael Sanzio

Rafael Sanzio

Se ha dicho que muchos de los grandes artistas eran pervertidos o moralmente degenerados, a pesar de ello, se convirtieron en grandes y famosos artistas. ¿Cuál sería el resultado si se hiciera un descubrimiento de talentos similares en hombres limpios y libres de vicios, y por lo tanto receptivos a las revelaciones?

Tenemos científicos que pueden ayudar a controlar los poderes ilimitados y transformarlos para el bien de la humanidad. Hemos tenido a Pasteur (1822-1895), Curie (1867-1934) y Albert Einstein (1879-1955), están los Harvey Fletchers, los Henry Eyrings, y mucho mayores que vendrán.

Tomemos, por ejemplo, al famoso Shakespeare. Todo el mundo lo cita. Este poeta y dramaturgo inglés fue prodigioso en sus producciones: Hamlet, Otelo, El Rey Lear y Macbeth son solamente parte de las cuantiosas obras que produjo. ¿Ha habido alguien tan versátil, lleno de talento y notables en este arte?; y aún así, ¿es que puede haber solamente un Shakespeare en el mundo?

William Shakespeare

William Shakespeare

¡Cuánto necesita nuestro mundo de buenos estadistas! Y, de nuevo nos preguntamos junto con George Bernard Shaw, ¿Por qué no? Tenemos la materia prima y podemos sobresalir en la capacitación; además contamos con un buen clima espiritual. Debemos capacitar estadistas, no demagogos; hombres de integridad, no alfeñiques que vendan sus derechos por un plato de potaje. Debemos desarrollar a nuestra preciosa juventud para que conozca el arte de gobernar, que conozca al pueblo y sus condiciones, que conozca situaciones y problemas; hombres que sean tan cuidadosamente capacitados en el arte de su futuro trabajo y en la honradez básica, integridad y conceptos espirituales, que sean capaces de rechazar las tentaciones a sus principios.

Durante años he esperado que alguien hiciera justicia y registrara la Restauración en música, historia, pintura y escultura; el restablecimiento del reino de Dios en la tierra; las luchas y frustraciones, las apostasías, luchas interiores y contrarrevoluciones de esas primeras décadas; que representaran el éxodo, las reacciones, las transiciones, los días de la persecución, el hombre del milagro, Jose Smith, de quien cantamos “¡Oh que gozo en su pecho! Porque vio al Dios de luz” (Oración del Profeta Nº 149) y al gigante colonizador y constructor, Brigham Young.

Nos sentimos orgullosos de la herencia artística que desde sus principios la Iglesia nos ha proporcionado; pero la historia completa del mormonismo nunca se ha escrito, ni se ha pintado, ni se ha plasmado en escultura, ni se ha relatado. Quedan por revelarse muchos corazones inspirados y manos habilidosas; éstos deben ser fieles, inspirados, activos en la Iglesia, para que puedan dar sentimiento y verdadera perspectiva a un tema tan digno.

Tales obras maestras, deberían ser escritas por grandes artistas, pulidas por los mejores críticos, estar durante meses en las carteleras, ir a todas partes del mundo, en diversos idiomas.

Nuestros escritores, nuestros especialistas de cinematografía, con la inspiración de los cielos podrían producir una perdurable obra maestra. Nuestro propio talento, con el dinamismo de una causa, una meta digna, podría dar  vida  a la historia con sus emociones y pesares, amor y patetismo, drama, sufrimiento, miedo y valor; y podrían poner en ella al grande y poderoso líder, el moderno Moisés que llevó a su pueblo a través de una distancia mayor que de Egipto a Jericó, que supo de milagros tan grandes como el chorro de agua que brotó de la roca de Horeb, el maná del desierto, las uvas gigantes, la lluvia y las batallas vencidas con grandes desventajas.

Tomad a Nicodemo y poned en él el espíritu de José Smith ¿qué tenéis? Tomada a Da Vinci o a Miguel Angel, o a Shakespeare, y dadles un conocimiento total del Plan de Salvación de Dios, y revelación personal; limpiadlos, y entonces, observad las estatuas que esculpirán, los murales que pintarán y las obras maestras que producirán. Tomad a Haendel con su esfuerzo, su soberbio talento, su ferviente deseo de describir vivamente la historia, y dadle la profunda y entera visión de la misma, y la revelación, y ¡veréis qué maestro tendréis!!

El arquitecto Daniel H. Burnham ha dicho:

No hagáis planes pequeños; no tienen la magia que conmueva la sangre de los hombres

Y probablemente no lleguen a realizarse.

Haced grandes planes; con altos objetivos y esperanza y trabajo,

Recordando que un diagrama lógico y noble, una vez registrado, jamás morirá,

Sino que mucho después de habernos ido,

Seguirá siendo una cosa viva,

Afirmándose a sí misma con siempre creciente insistencia.

Recordad que nuestros hijos y nietos harán cosas

Que nos dejarán pasmados.

Que vuestra consigna sea el orden y vuestro faro la belleza.

Debemos reconocer que excelencia y calidad son el reflejo de nuestros sentimientos con respecto a nosotros mismos y con respecto a Dios. Si no nos importan mucho los elementos básicos, la despreocupación se deja sentir en lo que hacemos y nuestro trabajo es inferior en cantidad y calidad.

Una verdadera artesanía, sin implicar la habilidad, es el resultado de un interés real, y un interés real refleja nuestra actitud hacia nosotros mismos, hacia nuestro prójimo y hacia la vida”.

Comentarios finales: A pesar de los 60 años transcurridos desde que las palabras anteriores fueron escritas no creo que hayan perdido su vigencia. Tampoco creo que hayamos alcanzado los estándares de excelencia que el Presidente Kimball anhelaba, aunque, con un poco de optimismo, podríamos considerar que nos hallamos en el sendero correcto.

Ignoro los motivos por los que el discurso fue editado y abreviado en castellano. La falta de espacio puede haber sido una causa real, ya que la Liahona no tenía el tamaño de la Ensign. Tampoco puedo descartar las permanentes referencias a la cultura norteamericana en los fragmentos faltantes o su antigüedad, ya que el Presidente Kimball nació en 1895 y los recuerdos de su infancia y juventud nos llevan a las primeras décadas del siglo XX. Quizás alguien consideró que eran referencias demasiado locales para una audiencia internacional. De hecho, los cantantes que aparecen en esos segmentos fueron particularmente famosos en EEUU. La mención del Metropolitan Opera House lo confirma, cuando cualquier amante de la ópera incluiría necesariamente al Teatro alla Scala, de Milán o L’Opera de Paris.

 

Un comentario el “La Visión del Evangelio sobre las Artes

  1. Javier dice:

    Mensaje muy importante y que no ha sido retomado. En verdad considero que gran parte de los miembros en mi país (México) necesitan escuchar este tipo de mensajes ya que por ejemplo la creación de coros de estaca comúnmente dejan claro el concepto que los mormones en México tenemos de las artes (improvisadas y algo secundario). Para mi es una gran tristeza ver como la cultura empresarial esta invadiendo prácticamente cada espacio y rincón de lo que es la cultura mormona a un punto enajenador…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s