“Libertad para todos, excepto para quienes no están de acuerdo conmigo” – Nicola Ward Petty

DOCTRINA

     Albedrío

Libertad para todos, excepto para quienes no están de acuerdo conmigo

El siguiente texto ha sido tomado del blog KiwiMormon, mormon reflections from the antipodes (Mormones Kiwi, reflexiones mormonas desde las antípodas), un sitio creado para el intercambio de ideas de los santos de Nueva Zelandia. Su administradora, Gina Colvin, es profesora universitaria en el ámbito de los estudios culturales, y, según lo declara, “intenta que su religión tenga sentido en la periferia geográfica y cultural”. El post que nos ocupa ha sido escrito por una colaboradora del blog, Nicola Ward Petty, una conversa católica, quien ha sido ex misionera y Presidenta de la Sociedad de Socorro de su Estaca. Nicola y su esposo Mark viven en Christchurch, Nueva Zelandia. Tienen dos hijos y un nieto. Uno puede estar de acuerdo o no con las opiniones de Nicola, nuestra hermana neozelandesa, lo que no puede ni debe hacer es eludirlas…

Nicola Ward Petty, 2015

Nicola Ward Petty, 2015

Mayo 2015

En la reciente Conferencia General, el Elder Robert Hales presentó un discurso bajo el título “Cómo preservar el albedrío y cómo proteger la libertad religiosa”. Siendo una mormona kiwi, al igual que Gina, vivo en Nueva Zelandia, y he observado que la libertad religiosa y la libertad en general parecen ser muy importantes para los norteamericanos. Lo cual hace que uno se pregunte si la gente es tan libre como le gustaría serlo en “la tierra de los libres, el hogar de los valientes”. Aquí, en uno de los países más libres sobre la tierra, tendemos a no preocuparnos demasiado sobre la libertad. Estamos conscientes de que no todo es perfecto en el paraíso, y no me permitan comenzar a hablar sobre el actual gobierno, pero en general, somos muy libres. El matrimonio homosexual se legalizó el año pasado, y la vida ha continuado como siempre, a pesar de las predicciones en contrario. Tenemos servicios de salud gratis, la mayor parte de la educación del mismo modo, y funciona bastante bien.

La frase central de discurso del Elder Hales es: “El uso fiel de nuestro albedrío depende de que tengamos libertad religiosa”. El mensaje está centrado en cómo preservar nuestra libertad religiosa, es decir la de la Iglesia, dentro de una comunidad más amplia. Bien – eso encaja con la narrativa de persecución que la Iglesia tiende a exponer. No obstante, mi experiencia personal es que mi libertad religiosa está siendo restringida por el propio cuerpo que declara protegerla. Como alguien que ha comenzado a pensar un poco más allá de la doctrina de correlación, encuentro que no tengo la libertad de creer como lo deseo – o siquiera pensar en creer como lo deseo. Pareciera que el Artículo de Fe Nº 11, “Reclamamos el derecho de adorar a Dios Todopoderoso conforme a los dictados de nuestra propia conciencia, y concedemos a todos los hombres el mismo privilegio: que adoren cómo, dónde o lo que deseen”, se aplica únicamente a otros pero no dentro de la iglesia.

Examinemos el mensaje del Elder Hale con una lente diferente. Sospecho que el propósito del discurso es estimular a los miembros de la iglesia a defender sus creencias en “el mundo”. El “nosotros” es la iglesia y el “ellos” es la sociedad como un todo. Quisiera examinarlo bajo una diversa luz, cuando los “nosotros” somos los miembros de la iglesia y los “ellos” es la Iglesia, o la Corporación.

El Elder Hales nos brinda cuatro piedras fundamentales de la libertad religiosa:

“La primera es la libertad de pensamiento. Nadie debería tener que soportar críticas, persecución ni ataques por parte de personas o gobiernos debido a lo que crea en cuanto a Dios. Es algo personal y muy importante”. No he sido criticada por las personas fuera de la iglesia por lo que creo, y de hecho, algunas de ellas han aceptado abiertamente muchas de mis confusas creencias. Sin embargo, he recibido y he sido testigo de críticas, persecución y ataques por individuos dentro de la iglesia en los meses recientes, cuando alguien ha tenido el coraje de decir lo que cree en un foro abierto.

“La segunda piedra angular de la libertad religiosa es la libertad de compartir nuestra fe y nuestras creencias con los demás”. Presumo que el Elder Hales se refiere a la obra misional, cuando los miembros comparten sus creencias con aquellos que están fuera de la Iglesia. La institución invierte megadólares haciendo esto a través de los misioneros. Yo fui una de ellos en otra etapa de mi vida. Pero no parece operar en ambos sentidos. Los miembros se ven restringidos en compartir su fe y creencias con otros dentro de la iglesia. Algunos se han visto sujetos a acciones disciplinarias. Existe una cultura del secreto – damos las respuestas correctas en público, mientras que nuestras dudas y preguntas fermentan en privado.

“La tercera piedra angular de la libertad religiosa es la libertad de formar una organización religiosa, una iglesia, para adorar pacíficamente junto con otras personas”. No estoy segura de querer analizar este punto. Tengo la certeza de que los miembros que organizaran su propia iglesia para adorar pacíficamente con otros se hallarían pronto fuera del rebaño de la iglesia corporativa. A mí me parece bien. Nuestra cultura no aprecia diferentes tipos de mormonismo. Dicho esto – tal vez habría lugar para algunas ramas de mormonismo liberal. La primera cosa que se iría de mi iglesia serían las tres horas consolidadas; las mujeres tendrían igualdad con los hombres y haríamos muchas cosas buenas para la comunidad. Pero ese es tema para otro día.

“La cuarta piedra angular de la libertad religiosa es la libertad de vivir nuestras creencias: la libertad de ejercer nuestra fe no sólo en el hogar y en la capilla, sino también en lugares públicos… Algunos se ofenden cuando llevamos nuestra religión a esos lugares públicos, pero esas mismas personas que insisten en que la sociedad tolere sus puntos de vista y sus acciones, a menudo son muy lentas para ofrecer esa misma tolerancia a los creyentes que también desean que sus puntos de vista y acciones sean tolerados”. Amen, hermano. ¿Podría esto aplicarse a miembros ortodoxos que son un poco lentos en conceder  tolerancia a miembros de la iglesia que se atreven a pensar diferente, y tienen el coraje de defender lo que piensan?

El llamado a la acción del Elder Hale es para estar informados, trabajar junto a otros y vivir como buenos ejemplos. Hagamos eso y recordemos defender la libertad religiosa, aún cuando nos gustaría llamarla herejía.

Esta entrada fue publicada en Albedrio.

Un comentario el ““Libertad para todos, excepto para quienes no están de acuerdo conmigo” – Nicola Ward Petty

  1. carryonsud dice:

    Justamente hace 1 año decidí escribir sobre el tema en mi blog… sobre algunas cosas que ya llevaban dandome vueltas en la cabeza mas tiempo. Lo dejaré por aquí por si a alquien le interesa…
    http://thedotcarryonsud.blogspot.mx/2014/06/la-ley-superior-del-amor.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s