El desaparecido oficio de Patriarca Presidente de la Iglesia

Historia

El desaparecido oficio de Patriarca Presidente de la Iglesia

(Un hueco en nuestra historia)

Por Mario R. Montani

Durante mi infancia y juventud la figura del Patriarca Presidente de la Iglesia era conspicua y todos sabíamos de quién se trataba. Su nombre era Eldred G. Smith y aparecía en el cuadro de las Autoridades Generales que se actualizaba en cada Conferencia General en un solitario pero importante lugar que nos provocaba simpatía y cariño. Al no tener estacas organizadas en nuestra región por esa época, suponíamos que su función era llamar y capacitar a otros Patriarcas y que su oficina guardaba registro de las bendiciones patriarcales recibidas en todo el mundo. Para 1979, con la aparición de la calidad de “eméritas” para las Autoridades, Eldred fue dado de baja activamente o “jubilado”. Pero el puesto nunca fue vuelto a llenar, aún después de su muerte…

Para comprender cómo y por qué llegamos a esa situación el siguiente resumen sobre el oficio de Patriarca Presidente y quienes lo ocuparon a lo largo de nuestra breve pero convulsionada historia:

El 18 de Diciembre de 1833, Joseph Smith, hijo, por entonces “primer elder y primer patriarca de la Iglesia” dio bendiciones patriarcales a varios miembros de su familia y a Oliver Cowdery. También apartó a Joseph Smith, padre, como “Patriarca y Presidente del Sumo Sacerdocio”. En esa ocasión, el Profeta recibió una revelación de Adán otorgando bendiciones patriarcales a sus descendientes (los Patriarcas del Antiguo Testamento). Tal visión también indicaba que los descendientes de Adán eran todos sumos sacerdotes que se reunieron tres días antes de la muerte del Anciano de Días, en las cercanías del lugar donde había estado el Jardín de Eden, denominado luego Adam-ondi-Ahman, en Missouri.

Para quien lo ignore, en la tradición religiosa de los Santos de los Ultimos Días, una bendición patriarcal se da colocando las manos sobre la cabeza del receptor y pronunciando el linaje (usualmente una de las doce tribus de Israel), así como una bendición personalizada y opcional sobre el futuro del individuo que se cumplirá en base a la dignidad y fidelidad de éste.

Joseph Smith, padre

Joseph Smith, padre

Joseph Smith, padre

El 6 de Diciembre de 1834, casi un año después de los eventos antes descriptos, Joseph Smith, padre, fue ordenado como presidente asistente y Patriarca de la Iglesia. En una de las bendiciones familiares que otorgó días después se refirió a Alvin, su primogénito quien había muerto, y a Joseph, hijo, prometió: “estarás sobre el Monte de Sión cuando las tribus de Jacob vengan gritando desde el norte, y con tus hermanos, los hijos de Efrain, los coronarás en el nombre de Jesucristo…”

Con el crecimiento de la Iglesia se fueron ordenando otros patriarcas por lo que el rol de Joseph Smith, padre, pasó a ser el de Patriarca Presidente para toda la Iglesia. En el otoño de 1835 el Sumo Consejo (por entonces la autoridad máxima después de la Primera Presidencia) decidió que “todo obrero es digno de su salario” y el Patriarca comenzó a recibir un salario de u$s 10 por semana más gastos. Algún tiempo después fue autorizado a cobrar u$s 1 por persona a quien recibía la bendición (ajustado sería equivalente a unos u$s 20 de la actualidad)

Cuando en 1836 se introdujeron las ordenanzas de lavamientos y unciones en el templo de Kirtland, el Patriarca Presidente fue una figura prominente. La Primera Presidencia lo ungió y bendijo como Patriarca y él, a su vez, hizo lo mismo con cada integrante de esa Presidencia.

Hyrum Smith

Hyrum Smith

Hyrum Smith

El 14 de Septiembre de 1840, ya en su lecho de muerte, Joseph Smith, padre, ordenó como Patriarca Presidente de la Iglesia a su hijo Hyrum.

El 19 de Enero de 1841, el Profeta recibió la siguiente revelación oficial:

“… para que mi siervo Hyrum ocupe el oficio de Sacerdocio y Patriarca que le señaló su padre por bendición y también por derecho; para que desde ahora en adelante tenga las llaves de las bendiciones patriarcales sobre la cabeza de todo mi pueblo… Y desde ahora en adelante, lo nombro profeta, vidente y revelador de mi iglesia, así como mi siervo José; a fin de que también obre de común acuerdo con mi siervo José… a fin de que su nombre se guarde en memoria honorable, de generación en generación.” (DyC 124: 91-96)

En la misma revelación, algunos pasajes más adelante, el Señor enlista a los oficiales que tendrían las llaves del Sacerdocio:

“…sí, el Sacerdocio que es según el orden de Melquisedec, que es según el orden de mi Unigénito Hijo. Primeramente os nombro a Hyrum Smith para ser vuestro patriarca, para poseer las bendiciones de sellar en mi iglesia, sí, el Santo Espíritu de la promesa… Os nombro a mi siervo José para ser élder presidente de toda mi iglesia, para ser traductor, revelador, vidente y profeta. Le doy a él por consejeros a mis siervos…” (DyC 124: 123-126)

Hasta aquí aparecen bastante claras dos cosas: 1) El llamamiento de Patriarca Presidente era un oficio sucesorio hereditario por la línea patriarcal de los Smith. 2) Tenía una tremenda importancia en la posesión de las llaves del Sumo Sacerdocio.

El 27 de Mayo de 1843, en una reunión del concilio, Joseph Smith declara:

“El oficio patriarcal es el más alto dentro de la iglesia, y Joseph Smith, padre, confirió este oficio sobre Hyrum Smith, en su lecho de muerte” (D. Michael Quinn, The Mormon Hierarchy: Origins of Power, Apéndice 7, 1830-1847)

Para entonces Hyrum había sido llamado también como Presidente Asistente de Joseph, y a partir de allí compartieron la responsabilidad de presidir. Cuando en el mismo mes de Mayo las ordenanzas del templo incorporaron las investiduras, quienes oficiaron las ceremonias fueron el Presidente de la Iglesia, Joseph Smith, hijo, y el Patriarca de la Iglesia, Hyrum Smith. Debido a que el oficio de Presidente de la Iglesia pasó a ser casi compartido, en ocasiones Hyrum llegó a firmar documentación como “HYRUM SMITH – Presidente de la Iglesia”.

De modo que el llamamiento de Patriarca Presidente fue establecido como un oficio patrilineal por la descendencia de los Smith que incluyó al propio Joseph Smith, hijo, luego a su padre y, con su muerte, a su hermano Hyrum.

Esto parecía estar muy claro para los miembros de la Iglesia de aquel entonces. Incluso en su discurso de reclamo sucesorio el 8 de Agosto de 1844 (ver el artículo “Crisis de Sucesión” en la sección Historia https://mormosofia.wordpress.com/2014/12/28/crisis-de-sucesion-1844/) Brigham Young dejó en claro que si Hyrum Smith hubiese estado vivo, a él le hubiese correspondido presidir los destinos de la Iglesia. Uno tiene derecho a preguntarse ¿si Brigham estaba tan seguro de la prioridad que le correspondía al Quorum de los Doce, por qué hubiese aceptado la dirección de Hyrum, quien ni siquiera formaba parte de ese Quorum? ¿Por ser el hermano biológico del Profeta, tal vez por formar parte de la Primera Presidencia, o quizás por ser el Patriarca Presidente de la Iglesia y poseer las llaves del Sumo Sacerdocio?

Podríamos descartar la relación fraternal pues implicaría una sucesión por vía sanguínea y la segunda porque fue la esgrimida por Sidney Rigdon y considerada no válida. De modo que en el planteo ideológico de ese discurso existe una dualidad manifiesta muy difícil de explicar.

William Smith

William Smith

William Smith

Lo cierto es que la muerte de Joseph y Hyrum en Carthage, sumada a la de su hermano Samuel poco tiempo después, dejó a William Smith como aparente heredero del cargo, al cual fue ordenado el 24 de Mayo de 1845. Sin embargo, en una minuta del Santo Orden, datada cinco días después de esa fecha, se anota que oraron para que el Señor anulara las acciones de William, quien intentaba derribar a los Doce. Días más tarde en el diario de la Iglesia, bajo el control de los Doce, se mencionaba que Willam era Patriarca DE la Iglesia y no Patriarca SOBRE la Iglesia. Esto molestó a William, quien veía atacada su posición, y las relaciones se hicieron tensas.

Al cumplirse un año de la muerte de Joseph y Hyrum, su madre, Lucy Mac Smith mencionó tres visiones que revelaban que William era el Presidente de la Iglesia por causa de su oficio patriarcal. Brigham Young escribiría a Wilford Woodruff, quien se encontraba en Inglaterra: “Desde su regreso a Nauvoo parece pensar que debería ser el Presidente de la Iglesia y desde que fue ordenado Patriarca para toda la iglesia ha tratado de tener influencia entre los santos y persuadirlos de que el oficio de Patriarca necesariamente lo convierte en presidente… Parece determinado a causarnos problemas, pero nuestras oraciones ascienden continuamente al padre celestial para que pueda invalidarlo y, si es posible, salvarlo”.

William dio su última bendición patriarcal el 9 de Septiembre de 1845, y el 19 de Octubre fue excomulgado. Ya en Utah, Brigham Young volvería a publicar la biografía de Joseph Smith escrita por su madre pero quitando cualquier referencia favorable a William.

John Smith (“Tio” John)

John (Tío) Smith

John (Tío) Smith

John Smith (1781-1854), conocido como el Tío John para evitar la confusión con otros homónimos, era el hermano menor de Joseph Smith, padre, y por tanto, tío de Joseph y Hyrum, padre de George A. Smith, abuelo de John Henry Smith y bisabuelo de George Albert Smith. En Diciembre de 1847 (más de dos años después de la excomunión de su antecesor) fue sostenido como Patriarca y, a partir de allí, en cada Conferencia General, fue sostenido antes que el Quorum de los Doce. Para entonces, Brigahm Young ya había reorganizado la Primera Presidencia. El 20 de Septiembre de 1853 el Tío John confirió todas las llaves del sacerdocio patriarcal que existían sobre la tierra a su hijo, el Apóstol George A. Smith, declarando: “todos los habitantes de la tierra sabrán que el Señor escogió a la familia Smith para edificar Sión y mediante ella estableció los fundamentos de esta Iglesia que jamás será vencida ni el nombre de la familia Smith borrado bajo el cielo”. En su lecho de muerte solicitó que su hijo fuese nombrado el siguiente Patriarca, sin embargo Brigham Young eligió a John Smith, hijo de Hyrum Smith

John Smith

John Smith

John Smith

El nuevo Patriarca (a quien nos referiremos como simplemente John para distinguirlo de su predecesor, el Tio John) sirvió durante 56 años (entre 1855 y 1911). Brigham Young insistió en su nombramiento intentando volver a la línea patriarcal original de Joseph Smith, padre, su hijo mayor Hyrum, y ahora el hijo mayor de éste último, el nombrado John. Un hombre fiel y de buen corazón, John jamás quiso plantear dudas sobre su función en la Iglesia, no obstante, su presencia fue, en ocasiones, conflictiva. Con la obligatoriedad del cumplimiento de la Palabra de Sabiduría no pudo guardar el requerimiento y ocasionalmente fumaba en su oficina, lo que era ostensible para quienes se acercaban a recibir sus bendiciones patriarcales. Wilford Woodruf le llamó la atención sobre el particular públicamente, diciéndole que renunciase a su puesto o se enmendase (cosa que aparentemente logró con el tiempo).

En 1862 se le ofreció el puesto a George A. Smith, quien declinó, dejando a John Smith en su oficio. Para 1880, las Autoridades votaron para otorgar una asignación monetaria al Patriarca Presidente y en 1887 quedó definida como un tercio de la de los apóstoles. También podría cobrar u$s 2 por cada bendición.

En 1901 el Patriarca John Smith apartó a su hermano Joseph F. Smith como Presidente de la Iglesia (obsérvese que, aún en fechas tan avanzadas, no estaba muy definido que dicha ordenación debía ser realizada por apóstoles).

Los dos hermanos eran, inevitablemente, comparados con Joseph y Hyrum, sin embargo, los Doce rechazaron la propuesta de Joseph F. de que el Patriarca apareciese inmediatamente después de la Primera Presidencia en el orden de sostenimiento de las Conferencias y quedó relegado a aparecer después del Quorum de los Doce, por lo que se truncó la implicación de que era el segundo en la línea presidencial. Ante la oposición Joseph F. Smith no insistió con el tema.

Hyrum G. Smith

Hyrum G. Smith

Hyrum G. Smith

Tras la muerte de John, su nieto Hyrum G. Smith fue llamado como Patriarca el 9 de Mayo de 1912. En realidad el oficio correspondía a su padre, Hyrum Fisher Smith, pero como lo expresaría James Talmage “no fue considerado digno de esta alta ordenación. Se entiende que el recientemente ordenado Patriarca ha sido un hombre de vida honorable y no alguien que necesite reformarse para convertirse en elegible”.

Al envejecer Joseph F. Smith, el Patriarca Hyrum G. creía que le correspondía ser el próximo Presidente de la Iglesia, sin embargo se nombró al apóstol más antiguo, Heber J. Grant.

Patriarcas en funciones

Debido a lo problemático que había resultado el llamamiento en el pasado, en 1932 fue escogido Nicholas G. Smith, hijo del Apóstol John Henry Smith, nieto del Apóstol George A. Smith y bisnieto del Patriarca Tio John Smith. Aunque cumplió con las funciones del oficio, nunca fue sostenido o apartado.

El Presidente Heber J. Grant deseaba que su yerno Willard R. Smith ocupase el cargo, pero no deseaba exponer públicamente que rechazaba al descendiente lineal de Hyrum G. Smith (Eldred), por lo que los Doce debían nominarlo. No obstante en 1933 los Doce escogieron por unanimidad a Eldred G. Smith, aunque éste no asumiría sus funciones hasta mucho tiempo después.

De 1934 a 1937 Frank B. Woodbury se hizo cargo del oficio y de 1937 a 1942, George F. Richards. Ninguno de estos Patriarcas en funciones fue jamás sostenido o apartado ni estaba relacionado con la línea patriarcal de los Smith.

Joseph F. Smith II

Joseph F. Smith II

Joseph F. Smith II

En la Conferencia de Octubre de 1942 se llamó a Joseph F. Smith II como Patriarca de la Iglesia (aunque con el mismo nombre, no debe confundirse con su abuelo el Presidente Joseph F. Smith ni con su tío, el por entonces Apóstol Joseph Fielding Smith). De ese modo se llenó una vacante de 10 años. Algunos días antes, el Presidente Heber J. Grant informó a Eldred G. Smith que aunque tenía el derecho legal y tradicional a ocupar el cargo, no lo haría por ahora.

Pero Joseph F. Smith II se vio involucrado en actividades homosexuales por lo que fue relevado “por problemas de salud” cuatro años más tarde. No se llevó a cabo ninguna acción disciplinaria contra él pero por los siguientes diez años no pudo tener llamamientos en la Iglesia.

Eldred G. Smith

Eldred G. Smith

Eldred G. Smith

El 10 de Abril de 1947, Eldred G. Smith, por entonces ingeniero nuclear en el Proyecto Manhattan, fue ordenado Patriarca Presidente de la Iglesia, cubriendo el cargo para el cual se lo había aprobado 14 años antes. En 1953 se quejó a la Primera Presidencia pues algunas de sus responsabilidades habían sido absorbidas por los Doce, por ejemplo, reunirse con los patriarcas de Estaca y apartar oficiales en las Estacas. El Presidente McKay opinaba que el Patriarca Presidente no era un oficio administrativo, no obstante se decidió que podía apartar miembros del sumo consejo y directores de los grupos de sumos sacerdotes, pero no obispos o presidentes de estaca. En 1971, sus responsabilidades fueron nuevamente discutidas por los Doce. Se objetó la ubicación de los asientos en las Conferencias Generales y el Patriarca fue desplazado de su lugar simbólico privilegiado junto a la Presidencia por otro más alejado, por debajo del Quórum de los Doce.

Eldred G. Smith y su esposa

Eldred G. Smith y su esposa Jeanne

En la Conferencia de Octubre de 1979 el Presidente Nathan E. Tanner anunció el retiro como “Autoridad Emérita” de Eldred y desde entonces el puesto ha estado vacante, con la casi certeza de que jamás volverá a ser cubierto, acabando con un oficio ancestral hereditario que existió por 145 años.

El Patriarca Smith se había casado en 1932  con Jeanne Audrey Ness y tenían cinco hijos. Falleció a los 106 años en su hogar, el 4 de abril de 2013, habiendo otorgado muchas bendiciones patriarcales durante su retiro, y siendo la Autoridad General que mayor edad alcanzara.

En su último cumpleaños recibió la visita del Presidente Thomas S. Monson, quien declaró: “Eldred Smith es un buen amigo. Hemos viajado juntos por muchas millas. Amo y respeto a este hombre”.

El Presidente T. Monson junto al Patriarca E. Smith

El Presidente T. Monson junto al Patriarca E. Smith

Recordó también que en 1966 había solicitado al Presidente David O. McKay permiso para que el Patriarca lo acompañara a su asignación en el Pacífico Sur, para que pudiera dar bendiciones a los miembros que aún no tenían patriarcas locales. Mientras Thomas Monson continuaba con su gira, el Elder Smith permanecía bendiciendo a los miembros en Australia y las islas del Pacífico.

Considerando la dificultad de ensamblar una autoridad que venía por línea familiar con la transformación en una Iglesia verticalista y burocrática, es un milagro que el oficio no haya desaparecido antes. Sin embargo, será difícil explicar su importante presencia en las revelaciones modernas y su posterior eliminación mediante un simple trámite administrativo.

Patriarcas EldredJJIH_719489

El tema de las bendiciones patriarcales, los vaivenes y tendencias en cuanto a las políticas que reglamentaban la función y autoridad de los patriarcas, ha comenzado a ser analizado por varios catedráticos miembros de la Iglesia. Una obra seminal ha sido la de Irene M. Bates y E. Gary Smith, Lost legacy: The Mormon Office of the presiding Patriarch, que ha sido ganadora del Premio al Mejor Libro del Año por la Asociación Mormona de Historia en 1996. Irene Bates es una socióloga conversa a la Iglesia en 1955 y E. Gary Smith es investigador y abogado, así como hijo de Eldred Smith, el último de los Patriarcas Presidentes.

Michael Marquardt, historiador e investigador de la historia mormona por más de cuarenta años, ha escrito dos libros recopilando bendiciones patriarcales de diferentes períodos, Early Patriarchal Blessings of the Church (2007) y Later Patriarchal Blessings of the Church (2012).

Por otra parte, Gary y Gordon Shepherd, basándose en las obras anteriores, han realizado un complejo estudio estadístico de los temas tratados en esas bendiciones y sus variaciones con el paso del tiempo y con el cambio de género en Binding Heaven and Earth: Patirarchal Blessings in the Prophetic Development of Early Mormonism (2012).

Estas investigaciones han permitido analizar el pasaje de una experiencia comunal y abierta en los primeros tiempos, cuando todos eran invitados a participar de las bendiciones, a una ocasión privada entre patriarca y receptor, así como la sugerencia de que el contenido se comparta sólo con allegados, en la actualidad.

También es posible observar el cambio temático de lo “ultrasupernatural” a una “guía inspirada” para la vida en los aspectos familiar, de estudios, servicio y roles de género apropiados.

Para ejemplificar lo anterior, basten los pasajes de la bendición de William Smith (tercer Patriarca Presidente) a Joseph West:

“Estorbarás el camino de los perversos y como el león rugiente que surge de los matorrales y cuyo gruñido de enojo causa temblor en la foresta, así será oída tu voz y muchos temerán al Señor de las Huestes; y muchos príncipes se inclinarán ante el humilde cetro del Evangelio y se humillarán hasta el polvo, y con Israel de Dios vendrán a Sión y los traerán las naves de Tarsis, con su Plata y su Oro, al lugar del Monte de Sión, donde morarán en rectitud” (Early Blessings, pag. 428)

No encontraremos ese lenguaje bíblico ni urgencia apocalíptica en ninguna de nuestras modernas bendiciones patriarcales.

Shepherd y Shepherd analizan la diferencia entre las bendiciones de la primer etapa como “mecanismo de compromiso” y las actuales como un “rito de pasaje”.

También señalan la injerencia de las mujeres en la iglesia, quienes, aunque desprovistas de autoridad formal, siempre se las ingeniaron para pasar del segundo plano asignado a uno más activo. Por ejemplo, la madre de Eldred G. Smith, Martha Electa Gee, quien se encargó de sembrar en su hijo las semillas de descontento por la forma en que se lo olvidaba, desplazaba y hacía esperar por años, o su propia secretaria, quien continuaba convocando a los patriarcas de estaca para dar bendiciones en la oficina del Patriarca Presidente cuando él estaba ausente, agudizando el conflicto que mantenía con el Presidente Grant y los Doce.

Otro aspecto interesante es su revalorización de la figura de Hyrum Smith y de cómo se lo fue diluyendo de la narrativa histórica moderna, ya que todos los miembros lo aceptaban como otro Profeta y otro Presidente y hubiese sido el líder espiritual de la comunidad si se hubiese mantenido con vida. De hecho, sus descendientes (muchos de ellos Patriarcas) se mantuvieron fieles al grupo mayoritario del mormonismo, mientras que los de Joseph no.

Es posible que el conocimiento de algunos de estos detalles nos provoque cierta incomodidad. Pero son parte inherente de la verdad. Sería más incómodo sospechar que Dios utilizó esos mecanismos para cumplir “Sus propósitos”, porque eso lo haría cómplice de muchas debilidades humanas…

Esta entrada fue publicada en Historia.

2 comentarios el “El desaparecido oficio de Patriarca Presidente de la Iglesia

  1. Guillermo Moran dice:

    Sencillamente genial. Gracias por la información. Es interesante darse cuenta que con un poco de información uno llega a sentirse como novato respecto a una iglesia que se creía conocer lo suficiente.

  2. Andres dice:

    Hola Mario! Me has desasnado de un tema del que tenís muchos baches de información, y gracias a este artículo tengo menos. Me encantan tus aportes y la forma ordenada en la que publicas la información! Mis deseos de mayores artículos como el prcedente. Simplemente genal!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s