Contemplando la huella de Su mano (Ciencia Vs. Religión) Parte II

CIENCIA Y RELIGION

“Contemplando la huella de Su mano”

(Ciencia Vs. Religión)

Parte II

“Un respeto ciego por la autoridad es el mayor enemigo de la verdad”

Albert Einstein

 

Por Mario R. Montani

120206_056EDIT

Durante los últimos años del Siglo XIX, el escritor y filósofo inglés H.G. Wells se planteaba en obras como El Hombre Invisible (1897) y La Isla del Dr. Moreau (1896) la necesidad de que la ciencia estuviese limitada por la ética y advertía sobre las terribles consecuencias de no lograrlo. El propio Verne en la última de sus novelas, El Eterno Adán (1905), descree de la tecnología como la panacea universal que había descripto en sus primeras obras. El proceso siempre creciente de la industrialización había provisto de algunas comodidades a la humanidad pero también eliminado muchos puestos de trabajo y saqueado las riquezas naturales de medio globo para mantenerse en funcionamiento. No es extraño, pues, que algunas de estas preocupaciones se reflejen en los discursos de los líderes.

“A medida que la ciencia avanza y aumenta, se realizan nuevos descubrimientos y se obtiene un mayor control sobre las fuerzas de la naturaleza, se transforma en algo muy necesario que tengamos una religión que nos guíe en el empleo de esos descubrimientos. Para salvar el mundo de la ciencia, y para hacer de la ciencia la constructora de un mundo mejor, debemos apresurar el progreso hacia una mayor aceptación de Dios… En una era de la ciencia tenemos una necesidad mayor que nunca antes de religión. Una conciencia de la ciencia es la necesidad presente” (John A. Widtsoe, Evidences and Reconciliations, Bookcraft, 1960, pg. 178)

Visiones reducidas y expansivas del evangelio

Nosotros creemos que el centro del Evangelio es el sacrificio expiatorio de Cristo. A eso se agregan los principios y ordenanzas tales como la fe, el arrepentimiento, el bautismo y la confirmación. En su plenitud, llegaría a incluir todas las leyes, doctrinas, ordenanzas y convenios necesarios para lograr la exaltación en el reino celestial.

Pero, en el pasado, los dirigentes mormones, poseían una visión bastante más amplia de lo que abarcaba el Evangelio:

El “mormonismo”, así llamado, incluye cada principio referente a la vida y a la salvación por tiempo y eternidad. No importa quién lo posea. Si los infieles poseen una verdad, le pertenece al “mormonismo”. La verdad y la sana doctrina que posea el mundo sectario, el cual las tiene en abundancia, pertenecen a nuestra Iglesia. En cuanto a moralidad, muchos de ellos son, moralmente, tan buenos como nosotros; todo lo que es bueno, bello y digno de alabanza pertenece a esta Iglesia y reino. El “mormonismo” incluye toda verdad. No existe verdad alguna que no pertenezca al Evangelio. Es vida, vida eterna; es felicidad; es la plenitud de todo lo que pertenece a los dioses y en la eternidad de los dioses. (Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia:Brigahm Young Cap. 2 pag. 17)

 dna-1h

Personalmente, me siento cómodo con ese paradigma “ampliado” y creo que su existencia es imprescindible para encontrar un equilibrio en el tema de ciencia y religión. De hecho, bajo uno u otro formato continuó apareciendo en los discursos de Autoridades Generales en la primera mitad del Siglo XX:

“Podríamos ir aún más allá. Toda persona que ha nacido en la tierra tiene derecho a la ayuda del Espíritu de Dios. Esa es una clase de revelación. En consecuencia, todos los buenos logros del hombre, en ciencia, literatura, o el arte, son el producto de la revelación. El conocimiento y la sabiduría de la tierra han venido de ese modo”.  (John A. Widtsoe, Evidences and Reconciliations, Bookcraft, 1960, pg. 101)

“La religión y la ciencia han estado en conflicto aparente en ciertas ocasiones. Sin embargo ese conflicto debería ser sólo aparente, no real, ya que la ciencia busca la verdad y la verdadera religión es verdad. No puede haber conflicto entre la religión revelada y el hecho científico. Que a menudo ocupen diferentes campos de la verdad es un mero detalle. El evangelio abraza y acepta toda la verdad; la ciencia está expandiendo lentamente sus brazos y alcanzando dominios invisibles en busca de verdades. Las dos se encuentran diariamente – la ciencia como un niño, la religión revelada como su madre. La verdad es verdad, ya sea que la etiquetemos como ciencia o religión. No puede haber conflicto. El tiempo está del lado de la verdad – pues la verdad es eterna”. (Ezra Taft Benson, Conference Report Abril 1966, pag. 129)

“Con los grandes pasos que la ciencia está dando en nuestros días, surge en esta era lo que podríamos denominar una espiritualidad científica – un nuevo tipo de mentalidad que estudia las verdades de la fe con el cuidado, cautela y candor de la ciencia, y sin embargo conservando la calidez, el brillo y el poder de la fe. La percepción espiritual es tan real como la percepción científica. De hecho, no es otra cosa que una manifestación mayor de lo mismo. Tanto el santo como el científico han atestiguado sobre la verdad de la realidad. Uno puede llamar a su conocimiento revelación, y el otro, conclusión intelectual, pero en ambos casos es una percepción – la convicción de una realidad.” (Hugh B. Brown, LDS Conference Report Abril 1967, pag. 49)

Hugh B.Brown

La cita anterior nos acerca a la figura de Hugh B. Brown.

El Elder Brown fue granjero, militar, educador, abogado, Apóstol e integrante de la Primera Presidencia de la Iglesia. Su elevado pensamiento ha sido extrañado en las Conferencias desde su desaparición en 1975. Permítanme compartir algo de él:

“Tanto la ciencia como la religión producen humildad. Científicos y maestros de religión están en desacuerdo en asuntos teológicos y de otra índole. Aún en nuestra iglesia hombres y mujeres toman partido por uno u otro y contienden por sus propias interpretaciones. Ese libre intercambio de ideas no debe deplorarse siempre que esos hombres y mujeres se mantengan humildes y enseñables. Nunca el temor a las consecuencias o cualquier tipo de coerción debe utilizarse para asegurar la uniformidad de pensamiento en la iglesia. Las personas deberían expresar sus problemas y opiniones sin el menor temor a consecuencias adversas.”

“… Deberíamos estar todos interesados en la investigación académica. Debemos estar al frente de esa investigación y continuar explorando la vastedad desconocida. Deberíamos estar en la avanzada del conocimiento en todos los campos, pues la revelación no viene únicamente por el profeta de Dios ni directamente de los cielos en visiones o sueños. La revelación puede venir en el laboratorio, en los tubos de ensayo, en la mente pensante y el alma inquisitiva, en la búsqueda e investigación, oración e inspiración. No debemos tener temor de contender por lo que pensamos y combatir el error con la verdad en este mundo dividido y peligroso, y debemos hacerlo con la fe inquebrantable de que Dios aún está en el cielo aunque no todo está bien en el mundo.”

“Debemos ser intrépidos en nuestra búsqueda de la verdad  y resistir todas las demandas de una conformidad irreflexiva. Nadie desea que seamos meros grabadores de los pensamientos de otros. Debemos ser modestos, enseñables e investigar la verdad por el estudio y la fe.  Hubo épocas en que el progreso se detuvo por el control del pensamiento. La tolerancia y la verdad exigen que todos sean escuchados y que las ideas en competencia sean probadas entre sí, de modo que la mejor, que puede no ser siempre la nuestra, pueda prevalecer. El conocimiento es más completo y confiable cuando se han escuchado todos los puntos de vista.   Estamos en un mundo de agitación y escepticismo, en el que las cosas viejas no son sólo desafiadas sino que, a menudo, desaparecen, pero también un mundo de logros milagrosos, realizaciones nunca soñadas y terrible poder.” 

“La ciencia ofrece maravillosas herramientas para colaborar en la creación de una hermandad de los seres humanos, pero el cemento de la hermandad no proviene de ningún laboratorio. Debe venir de los corazones, mentes y espíritus de los hombres y las mujeres”.

“La paz y la hermandad pueden alcanzarse cuando las dos mayores fuerzas de la civilización – la religión y la ciencia – se unen para crear un solo mundo en el sentido más pleno y verdadero. Deberíamos continuar tomando conocimiento de la experiencia humana mediante la historia y la filosofía, la ciencia y la poesía, el arte y la religión. Cada descubrimiento de la ciencia revela claramente el plan divino en la naturaleza. La notable armonía en las leyes físicas y procesos del universo, desde lo infinitesimal a lo infinito, sobrepasa la comprensión mortal e implica la presencia de un supremo arquitecto, así como la belleza y simetría de la obra de Dios inspira reverencia.”

“Una de las cosas más importantes del mundo es la libertad de la mente; de allí emanan todas las otras libertades. Tal libertad es necesariamente peligrosa, ya que uno no puede pensar lo correcto sin correr el riesgo de pensar lo incorrecto, pero, generalmente, más pensamiento es el antídoto para los males que surgen del pensamiento incorrecto.”

“Se requiere más pensamiento, y deberíamos ejercitar el divino derecho de pensar sin temor a expresar nuestras opiniones, con el debido respeto por aquellos a quienes nos dirigimos y el reconocimiento de nuestras propias limitaciones. Debemos preservar la libertad de la mente en la Iglesia y resistir todo esfuerzo por suprimirla. La iglesia no está tan preocupada con la posibilidad de si las ideas de sus miembros son ortodoxas o heterodoxas como con el hecho de si tienen alguna clase de pensamiento. Se puede memorizar mucho sin aprender nada. En esta época de velocidad parece haber poco tiempo para la meditación.”

“Al hablar de independencia y el derecho a pensar, de estar de acuerdo o disentir, de examinar y cuestionar, necesito recordarme que leyes constantes e inmutables gobiernan todas las creaciones de Dios, ya sea la vastedad de los cielos estrellados, el diminuto y giratorio universo del átomo o las relaciones humanas. Todo es ley. Todo es causa y efecto, y las leyes de Dios son universales…” (Extractos de “A Final Testimony” de The Memoirs of Hugh B. Brown: An Abundant Life, Edwin B. Firmage, Signature Books, 1988)

“Estamos agradecidos de que en la Iglesia y en esta gran Universidad la libertad, la dignidad e integridad del individuo sean doctrinas básicas, así como en la democracia. Aquí somos libres de pensar y expresar nuestras opiniones. El temor no sofocará el pensamiento, como ocurre en algunas áreas que aún no han terminado de emerger del Oscurantismo. Dios mismo se rehúsa a poner trabas al libre albedrío del hombre aunque su ejercicio, en ocasiones, nos enseña dolorosas lecciones. Tanto la ciencia creativa como la religión revelada encuentran su más plena y verdadera expresión en un clima de libertad.” 

“Espero que desarrollen un espíritu inquisidor. No tengan temor de las nuevas ideas ya que son los escalones hacia el progreso. Por supuesto que deberán respetar las opiniones de otros pero no tengan miedo de disentir – si es que están bien informados. He mencionado la libertad de expresar sus pensamientos, pero les advierto que sus ideas y expresiones deberán competir en el mercado del pensamiento, y en esa competencia la verdad emergerá triunfante. Unicamente el error debe temer a la libertad de expresión. Busquen la verdad en todos los campos, y en esa búsqueda necesitarán al menos tres virtudes: coraje, entusiasmo y modestia. Los antiguos colocaban este pensamiento en la forma de una oración. Decían, ‘De la cobardía que nos paraliza en las nuevas verdades, de la holgazanería que se conforma con medias verdades, de la arrogancia que cree que posee toda la verdad – Oh, Dios de verdad, libéranos’”. (Hugh B. Brown, Discurso en la Universidad de Brigham Young, 29 de Marzo 1958)

¿Hemos pasado por un período de antiintelectualismo?

La Enciclopedia del Mormonismo declara:

“A medida que la comunidad Santo de los Ultimos Días se estabilizó y se incorporó como parte de la corriente principal norteamericana en el siglo XX, estas actitudes comenzaron a dar fruto en el esfuerzo científico. Un estudio de 1940 estableció que Utah lideraba a todos los demás estados en el número de científicos masculinos allí nacidos en proporción a su población (Thorndike, pags. 138-139). Un análisis profundo de las contribuciones a la ciencia estado por estado entre 1920 y 1960 mostró que Utah lideraba a los otros estados por un amplio margen en la proporción de sus graduados universitarios que eventualmente recibían doctorados en ciencia (Hardy, pag. 499). Investigaciones no publicadas indican que esta productividad continuó durante los años ’70, aunque Utah se desplazó a un segundo lugar. Los investigadores hallan que las creencias SUD se relacionan fuertemente con actitudes positivas hacia la ciencia”.

 http://www.ldsmormon.com/EncMormonism_Scientists.shtml.

Si bien la información pudo ser cierta entre 1920 y 1950 (investigadores externos la ponen en duda por haber sido realizada por miembros de la Iglesia y utilizar una metodología cuestionable dirigida a obtener esos resultados) sin duda dejó de serlo en las décadas posteriores.

tumblr_static_ea0a079so80gw0ookws40ksok

En 1993 Gene A. Sessions y Craig J. Oberg editaron “The Search for Harmony: Essays on Science and Mormonismo” (En búsqueda de la armonía: Ensayos sobre Ciencia y Mormonismo). En la introducción de la obra declaran:

“La noción de que no hay espacio en la Iglesia para armonizar y reconciliar las verdades científicas con las religiosas ha causado un lento retroceso entre muchos mormones de su anterior reverencia por la ciencia”

Cuando científicos e investigadores mormones de diversas áreas (muchos de ellos recibidos en universidades mormonas) comenzaron a aplicar su conocimiento adquirido en aspectos que se consideraban conflictivos para la Iglesia, los discursos comenzaron a variar:

“¿Pueden el conocimiento e intelecto del hombre suplantar a la palabra revelada de Dios?” (Hartman Rector, Conferencia General de Octubre de 1975, The World’s Gratest Need)

“Los manantiales de las acciones humanas están inherentemente en los sentimientos, no en el intelecto” (Joseph B. Wirthlin, Conferencia General Abril 1976, There Am I in the Midst of Them.)

“Debemos oponernos a los así llamados ‘intelectuales’ que creen tener todas las respuestas” (Spencer W. Kimball, Conferencia General Abril 1979, Fortify Your Homes Against Evil)

“Una actividad que a menudo conduce a los miembros a ser críticos es involucrarse en un inapropiado intelectualismo” (Glenn L. Pace, Conferencia General Abril 1989, Follow the Prophet)

“Vuestro espíritu aprende de modo diferente al que lo hace vuestro intelecto” (Boyd K. Packer, Conferencia General Octubre 1994, Personal Revelation)

“El trabajo duro es más importante que el intelecto”. (James E. Faust, Conferencia General Abril 1996, What I Want My Son to Know before he leaves on his Mission)

“Ahora viene el desafío de prevenir que lo científico, técnico e intelectual sofoquen la iluminación espiritual en nuestras vidas”. (James E. Faust, Conferencia General de Abril 2000, The Shield of Faith)

“Si permitimos que nuestro intelecto tome precedencia sobre nuestro espíritu, tropezaremos, encontraremos fallas, y tal vez perderemos nuestro testimonio” (Joseph B. Wirthlin, Conferencia General Octubre 2004, Press On).

“No necesitamos basarnos en nuestro intelecto o nuestros sentidos físicos”. (Richard C. Edgley, Conferencia General Abril 2005, A Still, Small voice…)

“Una de las mayores características del plan de nuestro Padre Celestial para Sus hijos es que cada uno de nosotros puede conocer la verdad del plan por sí mismo. Ese conocimiento revelado no viene de los libros, la prueba científica o el análisis intelectual”. (Dallin H. Oaks, Conferencia Abril 2008, Testimony)

“Cuando la lógica, la razón o el intelecto personal entran en conflicto con la doctrina y enseñanzas sagradas, o mensajes en conflicto atacan sus creencias… no escojan que la semilla sea desterrada de sus corazones por la incredulidad” (Richard C. Edgley, Conferencia Octubre 2010, Faith, the Choice is Yours.)

Si bien con varias de esas declaraciones, tomadas en forma aislada, puedo estar de acuerdo, deberemos reconocer que, consideradas en su conjunto, se alejan bastante de las propuestas de Stephen L. Richards y Hugh B. Brown de una “mente abierta” y un “espíritu inquisitivo” y “de resistir todo intento de control sobre nuestros pensamientos”.

Cuando se nos dice que “el trabajo duro es más importante que el intelecto”, ¿se está sugiriendo que no hay espacio para el arduo trabajo intelectual?

Si el conocimiento revelado no viene de los libros, ¿para qué insistimos en que los investigadores lean El Libro de Mormón? ¿Estamos soslayando que Joseph Smith acudió a la Arboleda Sagrada como consecuencia de su lectura de Santiago, una inspiradora actividad intelectual?

Cuando se nos dice que el espíritu aprende de modo diferente al del intelecto ¿se nos está sugiriendo utilizar “un atajo” en los modos de aprendizaje? Si es así ¿para qué costeamos universidades y centros de estudio seculares?

Cuando hace 150 años atrás “lo científico, lo técnico y lo intelectual” formaban parte de las verdades del evangelio y debíamos acapararlo ¿ahora “sofocan nuestros espíritus”?

Entiendo que debe haber un equilibrio en las cosas, que todos los extremos tienden a ser soluciones insuficientes, pero debemos aclararlo para no ser mal interpretados. La verdad es que este tipo de declaraciones junto a las excomuniones de catedráticos e investigadores (September Six y posteriores) ha dado a la Iglesia una sombra de antiintelectualismo que sus detractores no han dejado de señalar.

Sin embargo, no creo que esa actitud forme parte del verdadero evangelio ni de las ya centenarias tradiciones mormonas. Prefiero cerrar por el momento con esta cita de James Talmage:

“Dentro del evangelio de Jesucristo hay espacio para toda verdad hasta ahora aprendida por el hombre, o aún por ser conocida”.

(Continuará)

hist425.4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s