LIZ LEMON SWINDLE – “El Salvador, la paleta y el caballete”

ARTE Y RELIGION

     Artes Plásticas

             Artistas Plásticos Mormones

 

LIZ LEMON SWINDLE

“El Salvador, la paleta y el caballete”

Liz Lemon Swindle

Liz Lemon Swindle

Por Mario R. Montani

Liz Lemon Swindle - La Primera Visión

Liz Lemon Swindle – La Primera Visión

Liz Matthews nació el 13  de enero de 1953 en una zona rural de Utah, siendo sus padres Elmer Matthews y Marie Wight. Comenzó su carrera artística muy temprano, cuando el primer dibujo que realizó fue colocado por su padre en la puerta de la heladera familiar y la estimuló para continuar trabajando.  Obtuvo su título en Bellas Artes por la Utah State University en 1978 e inmediatamente comenzó a trabajar como pintora y diseñadora de escenarios para la productora de televisión de Osmond Studios.

Liz Lemon Swindle - Los Himnos de Emma

Liz Lemon Swindle – Los Himnos de Emma

Liz Lemon Swindle - Una dama escogida

Liz Lemon Swindle – Una dama escogida

Buscando una carrera más flexible que la de diseñadora, se dedicó a la pintura al oleo. Durante los años ’80 estudió con la reconocida pintora de la vida salvaje, Nancy Glazier (los lectores de Liahona y Ensign recordarán una pintura de Glazier de un león junto a una oveja,  representando la llegada del Milenio). Al poco tiempo, Liz misma comenzó a ser reconocida como una artista de la naturaleza.

Liz Lemon Swindle - Mi Siervo José

Liz Lemon Swindle – Mi Siervo José

Liz Lemon Swindle - Flores para una damita

Liz Lemon Swindle – Flores para una damita

Casada con Jon Swindle, son hoy los padres de cinco hijos y abuelos de trece nietos.

“Me sorprende como dejamos pasar los raros momentos de inspiración que nos da la vida mientras batallamos por el día a día. He descubierto que los mayores momentos de crecimiento espiritual vienen al golpearme con una pared espiritual. Pareciera que ese es el modo que el Señor tiene para detenerme lo suficiente como para darme cuenta de lo que me he estado perdiendo” – dice la artista.

Liz Lemon Swindle - Danza con violines

Liz Lemon Swindle – Danza con violines

Liz Lemon Swindle - Dios te bendiga, madre... (José Smith es llevado a la cárcel)

Liz Lemon Swindle – Dios te bendiga, madre… (José Smith es llevado a la cárcel)

Uno de esos momentos llegó cuando notó que no había puesto su atención en los eventos de la Restauración. Esos “destellos de eternidad” la llevaron, a partir de la década de los ’90, a enfocarse en Joseph Smith, Jr, Profeta de la Restauración y en Jesucristo, el Hijo de Dios.

Liz Lemon Swindle - Como Cordero al Matadero (Parte de un tríptico)

Liz Lemon Swindle – Como Cordero al Matadero (Parte de un tríptico)

Liz Lemon Swindle - José y Hyrum (bosquejo)

Liz Lemon Swindle – José y Hyrum (bosquejo)

En octubre de 1988 ganó el Founders Favorite Award en la competencia de la National Arts for Parks. También comenzó una carrera como ilustradora en la que muchos de sus admiradores la compararon con Norman Rockwell.

Liz Lemon Swindle - Emma cruzando el hielo

Liz Lemon Swindle – Emma cruzando el hielo

Liz Lemon Swindle - José Smith en la Cárcel de Liberty

Liz Lemon Swindle – José Smith en la Cárcel de Liberty

Todos estos eventos, más la experiencia de ser madre, la acercaron a su fe. Con actores y cámaras comenzó a recrear los momentos más importantes en la vida de Joseph, desde su infancia hasta su muerte. Como retratista de esas vivencias del pasado, Liz se ha transformado en la principal pintora del Profeta, capturando la intimidad de su vida y la magnificencia de sus visiones. Plasmó todo esto en su libro Joseph Smith: Impressions of a Prophet. También su testimonio personal se fortaleció. “Se que Joseph Smith es ciertamente el Profeta llamado por el Señor para restaurar Su evangelio en la tierra”.

Liz Lemon Swindle - Mientras Emma duerme

Liz Lemon Swindle – Mientras Emma duerme

LIZLEM~4 (2)

Liz Lemon Swindle - Acompañame a Cumorah

Liz Lemon Swindle – Acompañame a Cumorah

Liz Lemon Swindle - El bautismo de un padre

Liz Lemon Swindle – El bautismo de un padre

Liz Lemon Swindle - Más que amigas (Emma y Lucy Smith)

Liz Lemon Swindle – Más que amigas (Emma y Lucy Smith)

Liz Lemon Swindle - Oh, mi querido hermano Hyrum (José junto a su hermano asesinado)

Liz Lemon Swindle – Oh, mi querido hermano Hyrum (José junto a su hermano asesinado)

Después de completar sus impresiones artísticas sobre Joseph se embarcó en el ambicioso proyecto “Son of Man, God with Us” (Hijo del Hombre, Dios con Nosotros) para el que ya ha producido más de 50 pinturas, ilustrando momentos clave en la vida y ministerio de Cristo. Si bien las historias de la Biblia son por todos conocidas, Liz ha aportado una nueva imaginería y una refrescante y moderna visión a los antiguos relatos. “El Salvador que conocía cuando comencé a pintarlo no es el mismo que conozco hoy” – confiesa – “y no creo que sea el mismo que conoceré en el futuro”.

Liz Lemon Swindle - Bebe de este agua

Liz Lemon Swindle – Bebe de este agua

Liz Lemon Swindle - La Ofrenda de la Viuda

Liz Lemon Swindle – La Ofrenda de la Viuda

Liz Lemon Swindle - ÇAmigos

Liz Lemon Swindle – Amigos

Liz Lemon Swindle - Esperanza (los discípulos reciben la noticia de la resurrección del Salvador)

Liz Lemon Swindle – Esperanza (los discípulos reciben la noticia de la resurrección del Salvador)

En el 2002, junto a la escritora Heide S. Swinton y el compositor Kenneth Cope produjeron  “Son of Man”, una obra multimedia en colaboración que intenta plasmar la historia de Jesús en imágenes, palabras y sonido en libro y CD.

swindle%20-%20son%20of%20man%202%20book

El Arzobispo Católico, Agustine DiNoia, con la certeza de que Swindle ha capturado en su obra la verdadera escencia del cristianismo, ha ordenado 10.000 copias de sus pinturas de Cristo para repartirlas como tarjetas de oración entre sus feligreses. La ciudad de New York también compró uno de sus originales para colocar en un refugio para mujeres recientemente inaugurado. El Papa Benedicto XVI posee una de las pinturas en Roma, y Liz ha recibido una bendición del Santo Padre agradeciéndole por su arte entrañable.

Liz Lemon Swindle - Quise juntaros como la gallina a sus polluelos

Liz Lemon Swindle – Quise juntaros como la gallina a sus polluelos

Liz lemon Swindle - Viaje

Liz lemon Swindle – Viaje

Liz Lemon Swindle - Lázaro

Liz Lemon Swindle – Lázaro

Hoy, sus obras se exponen en galerías de arte, centros de visitantes y hogares de todo el mundo.

“Estoy testificando de Jesucristo todos los días – dice ella – sólo que lo hago con un pincel”.

Liz Lemon Swindle 003

Cuando Liz comienza una pintura contrata modelos y un fotógrafo para captar lo que tiene en mente. Comienza cada sesión con una oración y una escritura para invitar al Señor a guiar a todos los participantes en la creación de las escenas. Se han acumulado historias muy interesantes sobre los modelos. Por ejemplo, quien fue utilizada en A Mother’s Vigil (La Vigilia de una Madre) no era la modelo original, quien se había enfermado, de modo que tuvieron que llamar a una amiga. Cuando fue llamada para posar se largó a llorar porque había pasado la noche en vela leyendo las escrituras y pidiendo ayuda de lo alto. Su hijo, adicto a las drogas, no había vuelto a casa en dos días…

Liz Lemon Swindle - ¿Por qué lloras?

Liz Lemon Swindle – ¿Por qué lloras?

Liz Lemon Swindle - Aquel que esté sin pecado...

Liz Lemon Swindle – Aquel que esté sin pecado…

Liz Lemon Swindle - Madre

Liz Lemon Swindle – Madre

Liz lemon Swindle - Jesus

Liz lemon Swindle – Jesus

Liz Lemon Swindle - Paz en la Tierra

Liz Lemon Swindle – Paz en la Tierra

Liz Lemon Swindle - Ven, sígueme

Liz Lemon Swindle – Ven, sígueme

Liz Lemon Swindle - Venid y Ved

Liz Lemon Swindle – Venid y Ved

También es sorprendente la historia de Phillip Miner. Miner, originario de Provo, creció en una familia SUD, pero entre los 13 y 14 años enfrentó a su madre y dejó de ir a la Iglesia. Se casó joven y a los 19 había sido papá. Luego llegó un segundo hijo pero, tres años más tarde, la pareja se divorció. En 2005, Miner, quien trabaja como constructor, se encontraba en una librería y se cruzó con Holly Gustafson, la asistente de Liz Lemon Swindle, quien lo confundió con Christopher Crofts, el modelo que utilizaban para las pinturas de Cristo. Esa conversación condujo a una entrevista con Liz quien lo contrató como modelo suplente de Crofts. Por esa época Miner no tenía el menor interés en la religión ni en la vida de Cristo.

Liz Lemon Swindle - El valor de un alma

Liz Lemon Swindle – El valor de un alma

“No tengo la menor idea de cómo llegué a esa librería aquel día, probablemente sólo de paseo.. – recuerda Miner – Inicialmente pensé que era algo extraño. Sabía que ese tipo llamado Jesús no significaba nada para mi pero tenía claro que era muy importante en la vida de muchas personas. De modo que mi idea fue que si esta señora artista podía utilizar mi rostro para una buena causa ¿por qué no?”

Con el paso de algunos años Crofts se retiró y Miner realizó algunos modelajes para Swindle. Entonces Madres Sin Fronteras, una organización internacional que ayuda a huérfanos y niños abandonados en todo el mundo, se acercó a Liz con una propuesta. El proyecto consistía en tomar fotografías y videos de Jesús interactuando con niños africanos de modo que sirviesen de referencia para una pintura cuya venta sería un ingreso para la organización.

IMG_0947

La artista dudaba en aceptar el encargo pues no le gusta viajar. Secretamente esperaba que Phillip no pudiese viajar tampoco, por lo que se alegró al saber que el modelo, después de 15 años con el cabello largo y barba, había decidido afeitarse y usar un corte “casi misional”.

Pero la gente de Madres Sin Fronteras fue persistente, de modo que en el 2007, con el cabello ya crecido, Miner y Liz se encontraron viajando a Africa.

Phillip deseaba compenetrarse con su personaje pero la lectura de la Biblia no le ayudó demasiado por lo que se limitó a aceptar las sugerencias de la pintora.

Las sesiones tuvieron lugar en un orfanato de Zambia que alojaba niños cuyos padres habían muerto de SIDA. Algunos de los pequeños también estaban contagiados. Debido a que Zambia es una nación mayormente cristiana, los niños están familiarizados con la figura de Cristo.

Phillip Miner y su actual esposa, Kate

Phillip Miner y su actual esposa, Kate

Miner se preocupaba pensando cómo reaccionarían los niños al saber que él no era el Jesús verdadero, como le había ocurrido al saber sobre Papá Noel. Pero aunque les explicaba que su nombre era Phillip, corrían hacia él para abrazarlo con lágrimas de felicidad en sus ojos. También le cantaban canciones sobre el Padre Celestial.

“Le dije a una niña de 12 años que yo estaba allí para recordarle que Jesús la conocía y la amaba. Ella comenzó a sollozar y a gemir dejando escapar sus emociones desde las profundidades del alma. Sus lágrimas salían a borbotones. Recuerdo haber pensado ‘¿cómo puede salir tanta agua de un ojito como ese?’. Estaba claro que eran lágrimas de gozo y reconocimiento pues Carol Zulu recordó que su Salvador la conoce y la ama”.

Mientras tanto, la pintora estaba desanimada. Deseaba regresar a su casa lo antes posible y no hallaba la inspiración para el tema propuesto. Entonces decidió ofrecer una oración. Al levantar la vista vio a Milner teniendo en sus brazos a Kennedy, de sólo 3 años, y dándole un beso en su cabeza.

“Eso fue tan entrañable para mí. – dice Liz – Kennedy me miró directamente, casi sin vida en sus ojos. Eso es lo que debía pintar. Esto es Africa. El pequeño Kennedy representa la desesperanza, la tristeza, la muerte y la pobreza que ninguna cantidad de dólares podría arreglar. El único que puede reparar el problema es el Salvador. El simbolismo del Salvador besando a ese pequeñito africano fue tan profundo y simple a la vez. Hicimos las tomas y todo comenzó a funcionar para mí”.

De allí surgió “El Valor de un Alma” para Madres Sin Fronteras.

Liz Lemon Swindle - Dejad a los niños venir...

Liz Lemon Swindle – Dejad a los niños venir…

Liz Lemon Swindle - Ofrenda de los Magos

Liz Lemon Swindle – Ofrenda de los Magos

LIZLEM~7

LIZLEM~8

Al día siguiente de esta experiencia Miner no podía levantarse de la cama. Además de una fuerte gripe y síntomas de deshidratación estaba emocionalmente agotado y necesitaba descansar. Un voluntario del proyecto, un misionero recién retornado, lo visitó para agradecerle por su trabajo y ver si necesitaba algo: bebida, un sandwich o una bendición del sacerdocio. También le regaló un diario para que tomara nota de lo que ocurría. Phillip aceptó recibir la bendición y el joven regresó con un segundo poseedor del sacerdocio y usando camisa y corbata. Los próximos minutos cambiarían para siempre la vida del modelo.

“Hasta ese momento – recordaría luego – estaba pasando unas vacaciones pagas y teniendo algunas lindas experiencias. Entonces un extraño puso sus manos sobre mi cabeza; me resultó claro que no eran sus propias palabras”.

El joven de poco más de 20 años habló con una sabiduría e intimidad que abrieron el alma de Phillip. Comenzó a tener un poco de miedo y a preocuparse ‘¿Quién era este tipo?’ Sabía que era mormón y poseedor del Sacerdocio de Melquisedec, pero ¿qué significaba eso? Cuanto más hablaba más difícil era descartar la bendición que estaba recibiendo. Buscaba algún error en lo que decía para salirse de la situación. Por la mitad de la larga ordenanza escuchó una palabra insignificante que no cambiaba nada pero que le ayudó a decirse que, después de todo, eso no era perfecto. Pero tan pronto como lo pensó, el oficiante se detuvo en medio de una expresión, y volvió a iniciar la frase anterior cambiando la palabra que había utilizado…

“Parecía conocerme mejor que yo mismo….Estaba muy claro que no eran las palabras de un extraño, sino las de un Padre Celestial que me conocía y me amaba… Tenía que reconsiderar seriamente algunas cosas…”

Durante ese viaje, Phillip desarrolló una cercana amistad con Kathy Headlee, madre soltera de cinco niños, oriunda de Cedar Hills y fundadora de Madres Sin Fronteras en el año 2000. La última noche que el equipo permaneció en Zambia la pareja se mantuvo despierta hablando toda la noche.

Una vez en casa, Miner decidió enviar un largo mail a Kathy y decirle que esperaría su retorno. Se casaron dos meses más tarde y junto a sus, ahora 7 hijos, continúan trabajando en Zambia y viviendo en American Fork, con una nueva fe, un nuevo matrimonio y una nueva familia.

Liz Lemon Swindle - El Buen Pastor

Liz Lemon Swindle – El Buen Pastor

Liz Lemon Swindle - Señor, yo creo.

Liz Lemon Swindle – Señor, yo creo.

Liz Lemon Swindle - Camino a Emaus

Liz Lemon Swindle – Camino a Emaus

Con respecto a la inspiración para sus obras, Liz ha dicho:

“Obtengo mucha inspiración leyendo las escrituras y hallando historias que me conmueven. Revisar el trabajo de otros artistas es también fuente de inspiración. Recibo llamadas y mails en los que alguien me dice: ‘acabo de leer esto y tenía que compartirlo contigo’… La música que eleva también conduce mi arte. Un excelente violinista captura mi imaginación y creatividad. Un violín y un arco en manos de un músico diestro como Jenny Oaks Baker es difícil de superar como inspiración… Cuando oigo a un músico consumado interpretar música elevada e inspiradora mis pinturas cobran vida…”

Liz Lemon Swindle - Y dará a luz un hijo...

Liz Lemon Swindle – Y dará a luz un hijo…

Liz Lemon Swindle - Noche de Paz

Liz Lemon Swindle – Noche de Paz

Al preguntársele sobre el  balance entre la vida familiar y la dedicación artística, recuerda con una sonrisa:

“Fue difícil. Cada día era un acto de malabarismo entre dos cosas que amo. Finalmente no pude abandonar ninguna de las dos así que dejé de dormir…”

Liz Lemon Swindle - Buscando al perdido

Liz Lemon Swindle – Buscando al perdido

Liz Lemon Swindle - En el corazón de María

Liz Lemon Swindle – En el corazón de María

Liz ha recibido un total apoyo de su familia, comenzando por su esposo y siguiendo con sus hijos. Uno de ellos, Steevun, el Presidente de Foundation Art y padre ya de 5 hijos, ha escrito un libro: “Life Lessons from Mothers of Faith”, publicado por Covenant Communications. En él relata:

“Recuerdo cuando tenía 7 años, me desperté una noche después de una pesadilla. Como cualquier niño asustado, deseaba ir junto a mi mamá y sabía dónde encontrarla. Caminé por la sala hasta el antiguo cuarto de almacenamiento donde pintaba. Cuando abrí la puerta, allí estaba, encorvada sobre su caballete. Cuando me vio, dejó su pincel, me alzó y me besó. Su voz era todo lo que necesitaba y me dormí en sus brazos. Por esa época, no pensaba mucho en la pintura nocturna de mi madre. Es lo que ella hacía. Un par de años más tarde, me encontraba en la casa de un amigo y me dio curiosidad. Comencé a abrir todas las puertas del subsuelo, y cuando su madre me preguntó qué estaba haciendo, le respondí con una única pregunta:

“¿Dónde está su caballete?”

“¿Mi qué?”

“Su caballete”

“No tengo un caballete”

“Entonces ¿dónde pinta por las noches?”

Hasta ese momento había asumido que todas las madres tenían un caballete en el subsuelo y pintaban de noche. Muchos años después reflexionaba sobre esas noches tardías y me preguntaba por qué mamá había escogido pintar de noche en vez de a la luz del día que podría ser más fácil para ella. Nunca olvidaré su respuesta.

“Sabía que tener una familia era lo más importante que haría en la vida, y no deseaba que el arte interfiriera con  eso. También sabía que, como artista, necesitaba la ayuda del Señor, y sólo podía pedir que hiciera su parte si yo estaba dispuesta a hacer la mía. De modo que hice una elección: cuando tuviese hijos solamente pintaría una vez que todos estuviesen en la cama. Yo hice mi parte y el Señor la suya…”

Liz Lemon Swindle - Para cumplir toda justicia

Liz Lemon Swindle – Para cumplir toda justicia

Liz lemon Swindle - Sin bolsa ni alforja

Liz lemon Swindle – Sin bolsa ni alforja

Sin duda, el mundo se ha enriquecido con las decisiones y el arte de Liz Lemon Swindle, quien nos ha dado versiones modernas y humanizadas del Salvador y el Profeta de la Restauración.

Swindle_lizlemon

Liz Lemon Swindle - Aún Superman necesita un papá

Liz Lemon Swindle – Aún Superman necesita un papá

Liz Lemon Swindle - Aún Superman necesita una mamá

Liz Lemon Swindle – Aún Superman necesita una mamá

Liz Lemon Swindle - La Oveja Perdida

Liz Lemon Swindle – La Oveja Perdida

Liz lemon Swindle - Ningún Hombre conoce la Hora

Liz lemon Swindle – Ningún Hombre conoce la Hora

2 comentarios el “LIZ LEMON SWINDLE – “El Salvador, la paleta y el caballete”

  1. percy o dice:

    Gracias por tan bella presentacion.

  2. jhanethe dice:

    que bello don precioso arte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s