Anne Perry

Escritores Mormones

ANNE PERRY

Por Mario R. Montani

La escritora Anne Perry nació como Juliet Marion Hulme en Blackheath, Inglaterra el 28 de Octubre de 1938, hija del Dr. Henry Hulme, un afamado científico e Hilda Marion Reavley,  ama de casa y trabajadora social voluntaria.

Si bien la familia no practicaba una religión definida se enseñaban en ella principios cristianos. El abuelo materno de Anne, después de ganar una beca en la Universidad de Cambridge, estudió teología y se transformó en ministro Presbiteriano, un gran logro para quien provenía de una familia de siete hermanos con un padre que trabajaba en las minas de carbón y una madre iletrada. Negándose a portar armas en la Primer Guerra Mundial actuó como capellán en las trincheras. Habiendo inhalado gases tóxicos nunca pudo recuperar totalmente su salud.

Coincidiendo su infancia temprana con el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial, Anne debía buscar refugio de los bombardeos nocturnos hasta dos o tres veces por noche. Esta situación dificultó su educación inicial, lo que fue compensado por su madre quien le enseñó a leer y escribir cuando sólo contaba cuatro años.

Durante la guerra, el Dr. Hulme, Asistente en Jefe del Real Observatorio de Greenwich y  uno de los últimos oficiales en ser evacuado en Dunquerque, fue llamado a trabajar como administrador y consultor científico en el Almirantazgo. En Agosto de 1944, mientras se encontraba en EEUU por su trabajo, su esposa debió ser hospitalizada por complicaciones posteriores al nacimiento del segundo hijo, Jonathon. Anne fue enviada a vivir al norte de Inglaterra. Con sólo seis años contrajo pulmonía y estuvo al borde de la muerte

En sus propias palabras: “A los seis años enfermé gravemente, a tal punto que el doctor le dijo a mi madre que regresaría en la mañana para firmar mi certificado de defunción. A pesar de recuperarme tuve muchas otras enfermedades y a los ocho años fui enviada a las Bahamas con una familia tutelar que, de ese modo, salvó mi vida. Después de las Bahamas se mudaron a una isla privada en las costas de Nueva Zelanda, donde viví un tipo de independencia al estilo de los Robinsons Suizos. Pescábamos, construíamos, navegábamos en botes…”

Se reencontró con su familia recién cinco años después, cuando contaba ya 13, y su padre logró el puesto de Rector en la Universidad de Canterbury en Nueva Zelanda.

En 1954 cuando Juliet/Anne tenía 15 años, sus padres se estaban divorciando. Junto a su amiga colegial Pauline Parker habían imaginado una vida de fantasía juntas e incluso regresar a Inglaterra acompañando al padre de Juliet, después del divorcio. La madre de Pauline se oponía a la idea y la propia Juliet estaba a punto de ser enviada a Sudáfrica a vivir con unos parientes lejanos. Esta tensa situación desembocó en el asesinato de Honora Rieper, la madre de Pauline, brutal crimen perpetrado por las adolescentes. Llevadas a juicio fueron halladas culpables y sentenciadas a permanecer detenidas en la gracia de Su Majestad, escapando a la pena de muerte por sus cortas edades. El caso Parker-Hulme, que escandalizó a la sociedad neozelandesa de la época fue llevado a la pantalla por Peter Jackson, cuarenta años después de los hechos, con el nombre de “Criaturas Celestiales”, con una muy joven Kate Winslet encarnando a Juliet/Anne.

Sin intentar mitigar el horror del crimen, deberíamos sí tomar en cuenta que Pauline padecía una profunda anorexia, desorden no muy comprendido por aquellos años, y Juliet había sido medicada con una droga muy fuerte, intentando controlar su nunca curada tuberculosis. Dicha droga, retirada del mercado por sus efectos nocivos, provocaba una extraña pérdida de control sobre sus actos. Esto es algo que la ciencia ha reconocido con el paso del tiempo.

Las jóvenes fueron liberadas por separado cinco años más tarde con la condición de que jamás volverían a verse o comunicarse entre sí.

Este fue el momento en que Juliet cambió su nombre a Anne y adoptó el apellido Perry, que era el de su nuevo padrastro. El Dr. Hulme había regresado a Inglaterra para ponerse al frente del proyecto de la Bomba de Hidrógeno británica.

Finalmente también ella regresó al país de su infancia, donde tomó cursos por correspondencia para ponerse al día con su educación. Mientras tanto escribía e intentaba ganarse la vida: fue asistente de compras en unas grandes tiendas, sobrecargo en un ferry boat que unía las Islas Británicas con Noruega y finalmente azafata de una aerolínea que efectuaba vuelos al continente.

Para 1967 sintió el deseo compulsivo de viajar a California, donde vivió por cinco años. Allí conoció a sus vecinos Raymond y Chlo Barnes, quienes eran miembros de la Iglesia.

“Supe desde el principio que mis vecinos tenían algo especial. Sus espíritus eran bellos y grandiosos” – recuerda ella – “Sabía que eran buenos, de modo que quise saber más sobre su religión”.

Comenzó a asistir a las Reuniones Sacramentales y a la Sociedad de Socorro y descubrió que ya creía muchas de las cosas que se le enseñaban. Una noche se arrodilló y oró para confirmar la veracidad del evangelio, luego se durmió. “La mañana siguiente cuando desperté era como si el cuarto estuviese lleno de sol”. Sintió que era su respuesta. Inmediatamente pidió ser bautizada. Esta decisión cambió su vida y le brindó un nuevo propósito.

Junto con su conversión retornaron  los deseos de escribir. Anne debió retornar a Inglaterra para ayudar a su madre con la enfermedad de su padrastro. En 1979 logró publicar su primera novela, The Cater Street Hangman (Los Crímenes de Cater Street), casi diez años después de haberla escrito. Pero a partir de allí el éxito fue permanente. En esta novela ha descripto magistralmente el Londres victoriano a través de los ojos de sus personajes Thomas Pitt y Charlotte Ellison quienes han continuado actuando en más de 25 obras posteriores.

En 1990 creó otro personaje, el detective amnésico William Monk con su colaboradora, la enfermera Hester Latterly. Este diferente y obscuro investigador le ha permitido cuestionar aspectos de la responsabilidad individual en hechos que no se pueden recordar así como cuánto de la personalidad está encerrado en lo que llamamos memoria.

En 1999 su cuento Héroes, aparecido en la antología Crimen y Obsesión, ganó el premio Edgar a la mejor narración corta. Recientemente también se ha realizado la versión fílmica de su primer novela, a cargo de la cadena A&E, con Eoin McCarthy como Thomas Pitt y Keeley Hawes como Charlotte Ellison.

En sus obras, Anne Perry analiza los conflictos éticos y morales de una sociedad complicada e hipócrita pero al mismo tiempo investiga detalles sobre cómo las doncellas quitaban las manchas de los vestidos de gala, cómo era la moda finisecular, el comportamiento en los diferentes eventos sociales y las recetas de cocina. Ha expuesto, simultáneamente, ciertos males sociales como la pobreza, el abandono de los niños y el maltrato de las mujeres que, anacrónicamente, siguen vigentes. Cada novela de la serie Pitt lleva por título el nombre de un sector del Londres decimonónico por lo que, al completar la lectura, uno puede ir reconstruyendo el plano de la ciudad.

Anne es una mujer de gran cultura y amplios conocimientos. Domina varios idiomas. Ha traducido al inglés textos griegos, latinos e italianos (entre otros, una nueva versión de La Divina Comedia de Dante Alighieri). Ama la ópera y colecciona platos de porcelana pintados a mano.

La periodista Jane Widerman ha declarado: “Si todas sus novelas parecen exudar una cierta conciencia social moderna, es debido a que la moral, ya sea victoriana o contemporánea, está en el centro del pensamiento de Perry. Siendo una Mormona, ella ha convertido a la religión en una importante parte de su vida y ha intentado infundir en sus personajes un fuerte sentido moral”. (Globe and Mail, 11 Sept. 1982)

El Dr. Howard B.Gotlieb, Director de Colecciones Especiales en la Biblioteca de la Universidad de Boston,  la ha honrado como “una de las mayores escritoras de misterio del mundo actual” al inaugurar la Colección que lleva su nombre en dicha Universidad.

Después de pasar varios años en Suffolk, la novelista se trasladó a la villa de Portmahomack, cerca de Inverness, en Escocia, donde vive con sus gatos, Copper y Robber. Nunca se ha casado.

Desde Escocia ha escrito sus “Cartas desde las Tierras Altas” (Letters from the Highlands) que fueron apareciendo en el diario digital mormón Meridian Magazine. Interesantes reflexiones sobre el diario vivir, una selección de ellas se publicó como libro.

Lleva escritas más de 60 novelas y sus obras se han traducido a 15 idiomas. Varias de ellas (que se reeditan constantemente) aparecen regularmente en las listas de más vendidos en New York.

Anne se ha desempeñado como maestra de los jóvenes en la iglesia y también como especialista de refinamiento cultural en la Sociedad de Socorro. Organiza su tiempo para investigar su genealogía.

Sus abuelos maternos, el ministro presbiteriano y su esposa, eran personas muy devotas. Anne confía que si hubiesen escuchado el evangelio lo habrían aceptado inmediatamente. Una noche su abuela le apareció en un sueño, diciendo “Yo pensaba que sabía adónde iba después de la vida, pero estoy atrapada aquí y no sé cómo salir. Por favor, ayúdame!” Al relatarle el incidente a una amiga miembro de la Iglesia, ésta la describió las condiciones en el más allá. Inmediatamente Anne reconoció lo idéntico de la situación de su abuela, rápidamente completó la investigación y realizó la obra en el Templo por ellos. También ha recibido ayuda en su tarea…

————————————————————————————————————–

El Certificado Inexplicable

Por Anne Perry

“The Unexplained Birth Certificate,” Ensign, Jan. 1987, 44–45

Realizando mi genealogía, decidí viajar a St. Catherine’s House en Londres, donde se guardan los registros de Inglaterra y Gales. Cierto día, muy cercano a mi partida, me encontraba haciendo anotaciones sobre la información que buscaría en Londres. Abrí el cajón del escritorio donde conservaba mis papeles de genealogía y tomé los pocos certificados de nacimiento que ya tenía. Para mi asombro  desplegué desde el fondo del cajón uno que nunca antes había visto.

Mi casa de campo, de 400 años de antigüedad, en Darsham, Suffolk, nunca fue la morada ancestral. Debido a la salud de mi padre, él y mi madre no pueden visitarme, de modo que no podría haber provenido de ellos. Mi escritorio había sido comprado en una subasta en la otra punta del país y estaba totalmente vacío cuando lo recibí – sin forros de papel o cajones escondidos de tipo alguno.

No podría haber venido de St. Catherine’s House, ya que ellos no envían certificados a menos que se complete la  información para investigar y se pague una tasa por anticipado.

Leí el certificado con creciente confusión. Era el registro de nacimiento de Edward Ernest Judson, nacido el 24 de Abril de 1886, a Henry Edward Judson y Hannah Judson del Nº 24 de la Calle Marlborough en Oldham, Lancashire.

Los padres eran, definitivamente, mis bisabuelos – los mismos nombres y la misma dirección que aparecían en el certificado de nacimiento de mi abuela.

Fui al teléfono y llamé a mi madre.

“La abuela tenía tres hermanos ¿no es cierto?” le pregunté.

“Sí”, dijo mi madre, con sorpresa y cierta curiosidad. No es miembro de la Iglesia – soy la única en la familia – pero está acostumbrada a mis ‘excentricidades’, que incluyen mi interés en los antepasados.

“¿Y sus nombres eran Harry, Bert, y Wilfred?” continué, habiendo oído muchas historias de todos ellos.

“Sí…”

“¿Existió un tal Edward Ernest?”

“No…” entonces, una pausa.

“¿Estás segura?” Insistí.

“Bueno… escuché a la abuela contar que la bisabuela había perdido un bebé y otro niño más cuando tenía alrededor de cinco años. No conozco sus nombres, pero supongo que uno podría haber sido Edward. Le escuché decir que era un chico excepcional, que tenía sueños y estaba dotado de una naturaleza extraordinariamente dulce. De hecho, solía decir que podía ver ángeles. Había olvidado todo sobre él hasta este momento.”

Entonces le pregunté si alguna vez había tenido su certificado de nacimiento, o algún otro papel que se relacionase con él, aunque ya conocía la respuesta. No habíamos sido una familia que guardase registros; habíamos cambiado de casas y de países muchas veces, en ocasiones bajo circunstancias frenéticas. Todo lo valioso que habíamos conservado – fotografías familiares, registros, etc – se perdió en un incendio en Iran, mientras mis padres vivían allá.

“¡No!” respondió, considerablemente sorprendida.

“¿Y no me lo enviaste a mí?” Quería explorar cada posibilidad, sin importar lo ridícula que pareciera.

“¡Por supuesto que no! ¿De qué se trata todo esto?”

“Acabo de encontrar su certificado de nacimiento – en mi escritorio!”

“¡Eso no es posible”!

“Lo sé”, acepté. “Pero lo encontré”.

Esa noche dormí sólo de a ratos y estaba levantada mucho antes de lo necesario para efectuar el viaje a Londres. Una vez allí, fui a St. Catherine’s House y me dirigí directamente a la sección donde se registraban las muertes. Mi madre había dicho que Edward murió cuando tenía alrededor de cinco años, de modo que bajé con dificultad los inmensos libros trimestrales, comenzando en 1891, cinco años después del nacimiento de Edward.

No había nada. Continué con el sexto año y luego el séptimo. Una tensión casi insoportable iba creciendo en mi interior.

Entonces lo hallé: 19 de Noviembre de 1894. Edward Ernest Judson, de ocho años, murió de estomatitis, septicemia y agotamiento.

Aún siento una punzada de pena al pensar en ese niño, luchando por su vida, y espero que la madre haya encontrado consuelo en su pérdida.

Con manos temblorosas copié toda la información del libro, pagué la tasa, y unos días más tarde recibí el certificado de defunción. Jamás llené un formulario de envío para la obra por los muertos con tal sensación de asombro y un cierto conocimiento de la santidad y necesidad de las ordenanzas como en esa ocasión. Estoy más agradecida de lo que podría expresar por haber tenido una pequeña parte en el proceso de su salvación y más consciente que antes del privilegio que es ir al templo del Señor.

Nunca encontré explicación para la aparición del certificado de nacimiento en mi escritorio, salvo que la mano del Señor estaba actuando en favor de un niño que no vivió lo suficiente para aprender el evangelio verdadero por sí mismo.

———————————————————————————————————————

Con respecto a su soltería ha dicho:

“En cuanto a mi estatus como soltera, pienso que estoy como el Señor necesita que esté por el momento. Ocasionalmente se pone difícil cuando voy a la Iglesia y alguien habla sobre la familia y la maternidad, sin reconocer que hay muchas que aún no son capaces de tener una familia y ser madres. Me deprimo un poco por esos discursos, aun cuando sé que hay muchas maneras de servir al Señor. Aunque es cierto que los miembros solteros no tienen a nadie que les impida avanzar, también es cierto que no tienen a nadie que les ayude en su camino, al menos en el aspecto del día a día familiar. Todos quieren a alguien para quien él o ella sea especial e irreemplazable. Es parte de la naturaleza humana. Pero podemos ser felices como cualquier otro de este lado del reino celestial si vivimos con rectitud.”

LISTADO DE OBRAS

Protagonizados por William Monk

  • Face of a Stranger (1990) (El rostro de un extraño)
  • A Dangerous Mourning (1991) (Luto riguroso)
  • Defend and Betray (1992) (Defensa y Traición)
  • A Sudden, Fearful Death (1993) (Una duda razonable)
  • Sins of the Wolf (1994) (Los pecados del lobo)
  • Cain His Brother (1995) (Su hermano Caín)
  • Weighed in the Balance (1996) (El equilibrio de la balanza)
  • The Silent Cry (1997) (El grito silencioso)
  • Whited Sepulchers (1997) (Sepulcros blanqueados)
  • The Twisted Root (1999) (Las raíces del mal)
  • Slaves of Obsession” (2000) (Esclavos de una obsesión)
  • Funeral in Blue (2001)
  • Death of a Stranger (2002) (Muerte de un extraño)
  • The Shifting Tide (2004) (Marea incierta)
  • The Dark Assassin (2006) (Asesino en la oscuridad)
  • Execution Dock (2009) (Falsa inocencia)
  • Acceptable Loss (2011)

Protagonizados por Thomas Pitt

  • The Cater Street Hangman (1979) (Los Crímenes de Cater Street)
  • Callander Square (1980) (Los cadáveres de Callander Square)
  • Paragon Walk (1981) (“La secta de Paragon Walk”)
  • Resurrection Row (1981) El callejón de los Resucitados
  • Bluegate Fields (1984) (El Ahogado del Támesis)
  • Rutland Place (1984) (“Los robos de Rutland Place”)
  • Death in Devil’s Acre (1985) (Venganza en Devil’s Acre)
  • Cardington Crescent (1987) (“Envenenado en Cardington Crescent”)
  • Silence in Hanover Close (1988) Silencio en Hanover Close
  • Bethlenhem Road (1990) Los asesinos de Bethlenhem Road
  • Highgate Rise (1991) “Incendios en Highgate Rise”
  • Belgrave Square (1992) Chantaje en Belgrave Square
  • Farrier’s Lane (1993) El caso de Farrier’s Lane
  • The Hyde Park Headsman (1994) El degollador de Hyde Park
  • Traitors Gate (1995) “El cadáver de Traitors Gate”
  • Pentecost Alley (1996) ‘La prostituta de Pentecost Alley
  • Ashworth Hall (1997) La conspiración de Ashwort Hall
  • Brunswich Gardens (1998) El misterio de Brunswich Gardens
  • Bedford Square (1999) La amenaza de Bedford Square
  • Half Moon Street (1998) Los escándalos de Half Moon Street
  • The Whitechapel Conspiracy (2001) El complot de Whitechapel
  • Southampton Row (2002) “La médium de Southampton Row”
  • Seven Dials (2003) “Los secretos de Conauhgt Square”
  • Long Spoon Lane (2005) “Los anarquistas de Long Spoon Lane”
  • Buckingham Palace Gardens (2008) Un crimen en Buckingham Palace
  • “Betrayal At Lisson Grove”
  • “Dorchester Terrace”

La Saga de La Primera Guerra Mundial

  • No Graves As Yet (Las tumbas del mañana )
  • Shoulder the Sky (El peso del cielo )
  • Angels in the Gloom Ángeles en las tinieblas )
  • At some Disputed Barricade (Las trincheras del odio)
  • We Shall Not Sleep (No dormiremos)

Historias Navideñas

  • A Christmas Journey (El viaje del perdón a Glen Orchy)
  • A Chistmas Visitor (Una visita navideña)
  • A Christmas Guest (Una visita navideña en Romney Marshes)
  • A Christmas Secret (El secretto de Cottisham)
  • A Christmas Beginning (Una promesa navideña)
  • A Christmas Grace (El pasado vuelve a Connemara)
  • “A Christmas Promise”
  • “A Christmas Odyssey”
  • “A Christmas Homecoming”

Otros Libros

  • Tathea
  • Come Armageddon (Armagedón)
  • A Dish Taken Cold
  • Death By Dickens (Muerte por Dickens) (historias cortas de varios autores)
  • Death By Horoscope (Muerte por Horoscopo)(historias cortas de varios autores)
  • I’d Kill For That (Mataría por Eso) (novela escrita por varios autores)
  • The One Thing More (La Única Cosa Más)
  • Letter From The Highlands (Carta de Las Tierras Altas)
  • Much Ado About Murder (Mucho que Perder Respecto de Asesinar) (historias cortas de varios autores)

En castellano pueden encontrarse la mayoría de estas obras editadas por Ediciones B y Plaza y Janes.

Bibliografía consultada

Richard R. Robertson: “Anne Perry: LDS British Novelist with a commitment to morality” Ensign, Jan 1984, pag. 46

Wikipedia: “Anne Perry”

Blog personal: http://www.Anneperry.net/blog

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s