MAXIMO CORTE II

MAXIMO CORTE II

PARA VOSOTRAS

(Dedicado a las hermanas de la Sociedad de Socorro)

.

Servíos por amor los unos a los otros

no busquéis galardón en los favores;

porque las buenas obras son amores.

Si obras hacéis de amor, ¡dulce es el gozo!

.

Bendito todo ser que cariñoso

trabaja, lucha en bien de sus hermanos.

Benditas para siempre sean las manos

que hilan la lana del vellón sedoso.

.

Bendito aquel, que orando fervoroso,

le pide al vero Dios sus bendiciones.

Benditos los que alegran corazones

con palabras de amor maravilloso.

.

Bendito sea el trabajo silencioso

de vosotras, que en esa asociación,

como abejas trabajáis con tesón,

con ágil mano y corazón gozoso.

.

Bendito para siempre el lema hermoso

de vuestro escudo: “La Caridad no Falla”;

lema que en paz, es grito de batalla,

que fue, es y será siempre grandioso.

.

El Espíritu de Dios, guía luminoso,

brille siempre con todo su esplendor,

sobre todas vosotras, que en amor

sabéis servir los unos a los otros.

.

(Publicado en Mensajero Deseret Marzo 1945)

AL CORO DE LA MISION ARGENTINA

ORAR CANTANDO

Dijo Jesús: – Predicad este Evangelio

en cualquier sitio donde habite el hombre.

Predicadle con fe, que esa es la base

para que hagáis milagros en mi nombre.

.

Proclamad a los ámbitos del mundo,

Esperanza, Virtud, ¡Todo lo bello!

Que la belleza está dentro las almas,

con Amor y Verdad ¡Ese es mi Verbo!…

.

Y a predicar salieron los discípulos

por montes y por islas y ciudades.

Supieron del placer de hacer milagros

que viven a través de las edades…

.

………………………………………

Pletóricos de Fe; clara la mente.

Amor latiendo en nobles corazones;

van predicando melodiosas voces,

el Evangelio a través de las canciones.

.

Cantad, cantad, oh juventud dichosa,

del Coro General de la Misión;

que las notas alegres de los himnos

es perfumado incienso ¡Es oración!

.

(Publicado en Mensajero Deseret Diciembre 1945)

UN MILAGRO DE FE

¡Solamente cien años! Poca cosa

en el reloj eterno de los tiempos.

Pero mirad la obra maravillosa

que hizo la fe hacia Dios grande y eterno.

¿No véis Utah allí, entre las montañas

alegre, tan hermosa y floreciente?

Esa es, en realidad, épica hazaña

de aquellos “pioneers” de recio temple.

Hijos de dios, a quien el odio ciego

arroja de sus tierras, marchan, marchan,

sobre el desierto yermo, arena, fuego

o sobre el hielo que sus pies escarcha.

Ruta si fin donde los hombres dejan

la recia fuerza que la lucha agota,

mas sin cejar prosiguen; ni una queja,

ni una blasfemia de sus labios brota.

Frágiles jóvenes, madres valerosas,

fundidas en crisol de sacrificios,

que dejaron en tumbas silenciosas

sus padres, sus esposos o sus hijos.

Al detenerse a descansar se elevan

las dulces notas de “Oh está todo bien”,

y aquellos sones en sus alas llevan

la esencia misma de aquel pueblo fiel…

Nervio y cerebro, espíritu de lucha,

confianza y luz, clara visión divina,

¡Allí está Brigham Young! Mira y escucha,

ordena o ejecuta, empuja, anima.

-Este es el lugar – dice el profeta. Ahora

deja ya de rodar la caravana.

Si negra fue la noche, vendrá aurora

a revestir de luces la mañana.

Ardió la fragua, se forjó el arado;

se abrieron surcos con su reja hiriente.

¡El desierto en jardín quedó trocado,

el milagro de fe quedó patente!

¡Solamente cien años! Desde entonces.

Era ayer un desierto, hoy un edén,

y las campanas con su voz de bronce

dicen al mundo “Oh está todo bien”.

.

(Publicado en Mensajero Deseret Julio 1947)

A LA JUVENTUD

¡Oye la voz que la experiencia aclara,

que el tiempo como escuela me ha servido,

hoy me contemplas con cabeza cana

pero yo, como tú, joven he sido!

.

Dichosa juventud, tú que eres fuerza,

preciosa juventud, tú que eres ansia,

aprende que la vida es muy incierta,

que habrá que recorrer mucha distancia

.

Joven que eres volcán de lava y fuego,

otras veces suavísimo y sedoso.

Pocos son tus momentos de sosiego

y muchos son tus días tormentosos.

.

¡Lanzas hostil un desafío al tiempo,

pero el tiempo jamás reposa en calma!

El tiempo palpitando va en el viento,

en la voz, en el cuerpo y en el alma.

.

El tiempo va enhebrando en sus agujas

las horas, las semanas y los años;

de seres invisibles manos brujas

van tejiendo un encaje milenario.

.

¿Comprendes juventud qué es el tiempo?

Es martillo y cincel, es vida o muerte,

él le da al fatigado nuevo aliento,

o le arranca la fuerza al hombre fuerte.

.

No desgastes tu juventud en forma vana,

del mundo el porvenir en ti descansa

Combatiendo el error y la ignorancia,

edifica tu gozo del mañana.

.

Busca siempre verdad que esa es la base

sobre la que descansa el Universo.

Ved que Dios es verdad, y es él quien hace

marchar y palpitar el mundo eterno.

.

Verdad es el amor tan grande y santo,

no es el poder carnal quien lo alimenta;

el amor hace a veces verter llanto,

o en cascadas de risa se condensa.

.

El amor, ley divina de los cielos

que da la plenitud de la ventura,

amor en castidad es un veneno

que fluye néctar puro de ternura.

.

Quien vive vero amor, la dicha alcanza,

porque el amor es fe, es luz y abrigo,

las radiaciones que en el mundo lanza

recógelas y llévalas contigo.

.

Marcha pues juventud, sana y erguida

insensible al cansancio y la distancia,

en la copa sin fondo de la vida

néctar de libertad bebe con ansia.

.

Predica al mundo con tu buen ejemplo,

si tienes que luchar, lucha sin tregua,

si nosotros pasamos, queda el tiempo.

¡Que en el tiempo, inmortal, quede tu huella!

.

(Publicado en Mensajero Deseret Noviembre 1947)

SETIEMBRE 1823

Veintiuno de setiembre, José Smith está orando

acostado en su lecho; de pronto apareció

al lado de la cama, en el aire, flotando,

un personaje extraño, que así a José habló:

.

-Soy Moroni-dijo-de Dios soy mensajero,

el cual tiene una obra muy grande para ti;

tu nombre resonando por el mundo entero,

por malvado o por bueno, se debe difundir.

.

Escrito en planchas de oro había un libro

registraba la historia de antiquísima gente.

Habitantes americanos, de dónde procedían,

y del santo Evangelio, la verdad bien patente.

.

Sobre aros de plata había también dos piedras:

el urim y Tumim, de los que se valían

los antiguos videntes para leer con ellas,

también preservadas desde lejanos días.

.

Habló de la venida del Redentor, del Cristo,

de cosas que predijo el profeta Joel;

luego habló de las planchas y entonces dijo:

-Aún no es el tiempo en que las has de obtener.

.

Cuando tú las poseas, a nadie las enseñes,

ni el peto con el Urim y el Tumim mostrarás;

así, en la obediencia es dado que te empeñes,

que si así no lo haces ¡Oh, tu, perecerás!

.

“Otra visión entonces apareció en mi mente:

vi el lugar do las planchas escondidas estaban.

La luz se fue juntando así rápidamente

alrededor del cuerpo del ángel que me hablaba.

.

De repente la luz se abrió, y al cielo

voló entre los resplandores el mensajero fiel;

normalmente todo ha quedado, mas luego

el mismo mensajero a mi llegó otra vez…”

.

-José, cuando las planchas poseas, ten cuidado,

porque vendrá a tentarte el mismo Satanás;

no has de enriquecerte con ese oro sagrado,

gloria que darle a Dios sólo tendrás.

…………………………………………………….

-Ya por fin ha llegado el tan ansiado tiempo

en que planchas sagradas tu puedes obtener:

para revelarle al mundo la historia del pueblo

cuya voz desde el polvo este día ha de salir…

.

(Publicado en Mensajero Desert Noviembre 1948)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s